Conciso y breve: Definiendo la Muerte y la Resurreccion

Por Luciano Morales Rubio

Luciano y Dana (su novia) creyentes unitarios, Mendoza Argentina

Luciano y Dana (su novia) creyentes unitarios, Mendoza Argentina

La muerte

David dice en el Salmos 13:3

Mira, respóndeme, oh Jehová Dios mío; Alumbra mis ojos, para que no duerma de muerte;

Cuando David murió el se unió con sus padres al estado de muerte llamado sueño o dormir (1 Reyes 2: 10) Dios describe la muerte como un descanso en total inconciencia. La mente del difunto deja de funcionar, por lo tanto, la habilidad para recordar termina. El muerto ya  no puede dar gracias a Dios ¿por que en Seol (AT) = Hades (NT) = Sepulcro o Tumba Quien te alabara? (Salmos 6:5)  El momento en que una persona toma su último aliento, sus pensamientos perecen (Salmos 146: 4, Eclesiastés 9: 5)

Resurrección

La resurrección es sin duda la premisa principal de cristianismo. Toda nuestra esperanza apunta hacia el DIA de la resurrección, que ocurre en ocasión de la venida de Cristo. La resurrección es el momento donde todos aquellos que como vimos están durmiendo serán levantados de sus sueños para recibir la vida eterna o ser juzgados y condenados a una muerte eterna (Daniel 12: 2 y Juan 5: 28 y 29).

La palabra de Dios siempre apunta a este DIA como la esperanza del cristiano no el momento de la muerte, la Biblia describe a la muerte como nuestro enemigo, es el postrer enemigo que ha de ser destruido (I Corintios 15:26.) Pablo alentó a los cristianos de tesalónica con la esperanza de la resurrección, no con la esperanza de morir e ir al cielo. (I Tesalonicenses 4:13-18). Ese día,  nuestros cuerpos serán transformados a semejanza del cuerpo de Cristo, seremos hechos inmortales e incorruptibles (I Corintios 15:42-44, Filipenses 3:20 y 21, I Corintios 15:51-55).

¿Resurrección del cuerpo o de muertos?

El esfuerzo por reconciliar la doctrina de que los muertos están vivos ahora con la de la resurrección ha llevado a una doctrina equivocada. La creencia es que en la resurrección el cuerpo será levantado y se unirá al alma. Las Escrituras no hablan de la resurrección del cuerpo independientemente del alma o el espíritu. Ellas solo hablan de la resurrección de los muertos. Hechos 2: 25 al 31 nos declara que el mismo David la persona completa, no está en el cielo y que los muertos, no sus cuerpos solamente, están durmiendo en la tumba y esperando la resurrección. El Nuevo Testamento predica la resurrección de personas muertas y no la resurrección de cuerpos.

Conclusión

Lamentablemente a partir del 2do siglo la iglesia adopto la creencia hoy generalizada de que los muertos han pasado a una existencia consciente en otro lugar, a cual llaman cielo, infierno o purgatorio. En definitiva lo que se enseña es que los muertos en realidad no están muertos sino que viven en otra dimensión. Los cristianos ya no esperamos la resurrección sino el día de la muerte. Es la intención de este breve  escrito demostrar que esto no es para nada bíblico y es que las escrituras enseñan desde el AT hacia el NT  que los muertos están dormidos, descansando inconsciente sin tener noción de tiempo (metafóricamente durmiendo) hasta que ocurra la resurrección.

Finalmente le ruego que por favor se tome el tiempo de buscar en su Biblia cada uno de los versículos aquí citados ya que no los hemos puestos y usted debe comprobar por si mismo si estas cosas son así. (Hechos 17:11)

Dios le bendiga y espero que le sea de Bendición

El tema de las resurrecciones

Usando un poco de sentido común y las escrituras es que intentaremos estudiar este tema.

Hace poco leí un artículo del señor Armando López Golart y compañía, donde acusaban a Javier Rivas Martínez de ser un falso maestro y junto con el todos aquellos que  tenemos una creencia similar  o parecida.

Primeramente quiero decirles que esto lo hago ante el temor del Señor, con la intención de describir lo que creo que las escrituras enseñan sin agradar al ojo humano sino a Dios que en definitiva ha de ser nuestro juez mediante su Hijo Jesucristo. Yo no defiendo a Javier ni por que sea mi amigo, mi jefe, etc., es mas aclaro que personalmente no lo conozco, aunque me encantaría hacerlo,  la razón por la cual lo defiendo es por que estoy de acuerdo con su postura al respecto.

Resurrección de justos como de injustos

Bien, primero quiero mostrar que la Biblia nos enseña claramente que habrá una resurrección tanto de personas justas e injustas y nos explica el motivo de dicha resurrección:

Juan 5: 28 y 29 No os maravilléis de esto; porque vendrá hora cuando todos los que están en los sepulcros oirán su voz; y los que hicieron lo bueno, saldrán a resurrección de vida; mas los que hicieron lo malo, a resurrección de condenación

Entonces es claro que los justos saldrán para recibir la vida eterna y los injustos para ser condenados.

Esto mismo es lo que Dios le mostró a Daniel, muchos siglos atrás:

Daniel 12: 2 12:2 Y muchos de los que duermen en el polvo de la tierra serán despertados, unos para vida eterna, y otros para vergüenza y confusión perpetua…

El apóstol Pablo dijo también a un grupo de judíos que “iba a haber resurrección así de justos como de injustos”. (Hch 24:15.)

Por lo tanto es claro, si usamos la lógica y el sentido común de la cual nos habla Armando en la presentación de su blog, que en el futuro resucitaran los justos como los injustos. Y también es claro que pasara con tales personas:

  • Los justos irán a la vida eterna
  • Los injustos serán condenados ( según Juan) para vergüenza y confusion perpetua ( Daniel)

Bien, Hasta aquí estos pasajes no nos enseñan nada acerca de que los justos e injustos serán despertados o resucitados en tiempos distintos, pero una revelación posterior, que esta en el libro de Apocalipsis nos enseña que existe un lapso de mil años entre la resurrección de los justos y los injustos.

Apocalipsis 20

 1 Vi un ángel que descendía del cielo con la llave del abismo y una gran cadena en la mano.

 2 Apresó al dragón, la serpiente antigua llamada también diablo y Satanás, y lo sentenció a permanecer encadenado durante mil años.

 3 Luego lo arrojó al abismo, donde lo encerró con llave y selló la entrada, para que no engañe más a las naciones hasta que hayan transcurrido mil años. Después habrá de ser desatado por un poco de tiempo.

 4 Y vi unos tronos en los que se sentaban los que habían sido facultados para juzgar. Y vi también las almas de los que habían sido decapitados por ser testigos de Jesús y por proclamar la palabra de Dios. Ellos nunca habían adorado a la bestia ni a su imagen, ni habían aceptado en ningún momento que los marcaran en la frente o en las manos; y yo los vi resucitar y reinar mil años con Cristo.

 5 Esta es la primera resurrección; pero los demás muertos no resucitaron hasta cumplidos los mil años.

 6 Dichosos y santos son aquellos que tienen parte en la primera resurrección, porque la segunda muerte no podrá dañarlos, sino que serán sacerdotes de Dios y de Cristo, y reinarán con él mil años.

Juicio final de Satanás

 7 Cuando se hayan cumplido los mil años, Satanás será puesto en libertad,

 8 y saldrá en seguida para recorrer hasta los últimos rincones de la tierra engañando a las naciones, a Gog y a Magog. Luego los reunirá a todos para la batalla, y con ellos formará un ejército poderoso, incontable como la arena del mar.

 9 Subieron por todo lo ancho de la tierra y pusieron cerco al campamento del pueblo de Dios, y a Jerusalén, la ciudad amada; pero Dios mandó del cielo un fuego que los consumió por completo.

 10 Y el diablo, que los seguía engañando, fue arrojado al lago de fuego y azufre donde ya estaban la bestia y el falso profeta: allí serán atormentados día y noche por toda la eternidad.

Juicio de los muertos

 11 Y vi un gran trono blanco, y a uno que estaba sentado en el trono. La tierra y el cielo huyeron delante de él, pero no hallaron lugar idóneo para esconderse.

 12 Vi también a los muertos, grandes y pequeños, de pie en la presencia de Dios. Fueron abiertos los libros, y el libro de la vida; y a los muertos se les juzgó por las obras que habían realizado y de acuerdo con lo que estaba consignado en los libros.

 13 El mar devolvió los muertos sepultados en su seno, y lo mismo hicieron la tierra, la muerte y el Hades; y se juzgó a cada cual por las obras que había realizado.

 14 Pero la muerte y el Hades fueron arrojados al lago de fuego; esta es la segunda muerte.

 15 A todo el que no estaba inscrito en el libro de la vida se le arrojó al lago de fuego.

Como podemos ver el verso 5 se nos dice que hay otros muertos los cuales no  resucitaron hasta que pasaron mil años. En el versículo 12 dice que Juan vio a los muertos, grandes y pequeños de pie ante la presencia de Dios. Estas personas si estaban delante de Dios es lógicamente por que habían resucitado (no es nada  fuera de la lógica pensar que estos resucitados son los mismo de los cuales el verso 5 dice que resucitarían después de los 1000 años) .  Luego dice que tales personas, que habían resucitado, después de los mil años fueron juzgados según sus obras y todo aquel que no se halló inscripto en el libro de la vida, fue lanzado a lago de fuego, el cual es la muerte segunda. Obviamente si existe una muerte segunda es por que tales personas habían ya muerto en el pasado, resucitados para ser juzgados y vuelven a morir, haciendo que los tales mueran 2 veces, y aquí es donde termina su existencia para siempre. Esto es si mi sentido común y lógica no fallan.  Ahora hago un paréntesis sobre el versículo 15: el texto dice que quien no fue hallado en el libro de la vida se le arrojo al lago de fuego, o sea que probablemente existan personas que si se hallen en el libro de la vida y por consecuencia no serán arrojados allí, quienes entran en este grupo no puedo saberlo ni decirle debido a que la Biblia no dice nada al respecto.

Pero una cosa es segura y es que la Biblia enseña que tantos justos como injustos serán resucitados, los primeros serán resucitados al comenzar los mil años. Esto es lo que Pablo dice que pasara en ocasión de la segunda venida de Cristo:

1 Tes. 4: 13 al 18

 13 Tampoco queremos, hermanos, que ignoréis acerca de los que duermen, para que no os entristezcáis como los otros que no tienen esperanza.

    14 Porque si creemos que Jesús murió y resucitó, así también traerá Dios con Jesús a los que durmieron en él.

    15 Por lo cual os decimos esto en palabra del Señor: que nosotros que vivimos, que habremos quedado hasta la venida del Señor, no precederemos a los que durmieron.

    16 Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero.

    17 Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor.

Este hecho evidentemente incluye a todos los cristianos no solo a unos pocos, Pablo da esta esperanza a los hermanos de tesalonicenses y en consecuencia a nosotros quienes no debían entristecerse ya que el Dios resucitaría aquellos que habían creído en el Mesías.

Los segundos serán resucitados después de los 1000 años y juzgados según sus obras según nos enseña Apocalipsis.

La resurrección de los Santos del AT

Pese que la Biblia no nos habla específicamente de que los santos de AT resucitaran, sabemos que así será y creo que la lógica es simple: si los santos del AT han de estar en el Reino de Dios entonces es obvio que ellos tuvieron que resucitar. Esto es lo que registro Lucas en su libro:

Lucas 12: 28 y 29: Allí será el llanto y el crujir de dientes, cuando veáis a Abraham, a Isaac, a Jacob y a todos los profetas en el reino de Dios, y vosotros estéis excluidos. Porque vendrán del oriente y del occidente, del norte y del sur, y se sentarán a la mesa en el reino de Dios

¿Quien dijo que los del AT no pueden entrar en el Reino de Dios? ¿Acaso no es claro Jesús al decir que Abraham, Isaac y Jacob y TODOS los profetas estarán en el Reino de Dios? ¿Falla mi sentido común y lógica? (usando los términos de Armando)

Ahora  cabe preguntarnos, en que resurrección ubicamos a los santos del AT??

¿EN LA SEGUNDA?

Evidentemente no ya que esta es después del milenio y para ese entonces el Reino de Cristo ya finalizo, dando lugar a nuevos cielos y nueva tierra.

¿EN LA PRIMERA?

Ahora responda con otra pregunta ¿encuentra usted otra resurrección en la Biblia? ¿Encuentra usted una distinción de resurrección para los que vinieron después del Mesías y otra para quienes vivieron antes de su llegada? ¿Escuchó a Jesús, a Pablo o algún otro apóstol  alguna vez hablar de las 2 resurrecciones diferenciadas para los justos del NT Y del AT?

En lo personal no, y por tanto creo que no es nada errado pensar que los santos del AT y los del NT tendrán parte en la misma resurrección. Y si no pensemos, cual seria la razón para despertarlos en tiempos distintos?

Analizando un  poco los argumentos de Armando

Armando escribe:

Una segunda razón, se nos da en Juan 3:5: “Jesús contestó: “Muy verdaderamente te digo: A menos que uno nazca del agua y del espíritu, no puede entrar en el reino de Dios.” Vamos a analizar de nuevo que nos dicen esas palabras. Uno no podía nacer del agua a menos que fuera bautizado en el bautismo que principió en Juan el Bautista y continuó después con Jesús (Juan 1:33), o sea, sumergido en agua. Así como tampoco se podía nacer del Espíritu a menos que uno fuera ungido por Jehová, mediante derramamiento de Espíritu Santo y que fue impartido (básicamente después de 33 E.C.), mediante la imposición de manos por los apóstoles de Jesús (Hechos 8:18). Esos dos requisitos, indispensables según Jesús, para conseguir entrar en el reino de los cielos en calidad de gobernante asociado con él, de ninguna manera estaban disponibles para los Abraham, Isaac, Jacob y demás, sencillamente porque habían muerto siglos antes de que fueran establecidos. Y recordemos que esa comisión, la de gobernar junto a Él en el Reino, pasaba por el participar de la primera resurrección. (Para ver el artículo completo ir al siguiente link: http://www.labiblianodiceesto.blogspot.com/)

Ahora si seguimos con esta lógica de Armando, entonces podríamos afirmar que los santos del AT ni siquiera han de ser salvo. Ya que según dice hechos 4: 12 en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos. Bajo este texto podríamos afirmar que previo a la venida de Jesús nadie será salvo, ya que Jesús todavía no había venido y nadie podía ser salvo. También Jesús dijo Yo soy el camino, la verdad y la vida nadie va al Padre, sino es por mi (Juan 14:6) entonces también decimos que como estas personas no conocieron a Jesús, ni supieron que el era el camino, la verdad y la vida estas personas no irán al Padre.  También  Jesús dijo sino creyeres que yo soy (es decir yo soy el Mesías) moriréis en vuestros pecados. Como vera si seguimos usando la lógica de Armando, todos los que vivieron previamente al nacimiento de Jesús, morirán en sus pecados ya que no supieron, ni creyeron que Jesús era el Mesías puesto que no lo conocían, y todavía había venido, por lo tanto su error fue no haber nacido en el tiempo correcto en el lugar correcto. Pero creo que nadie con un poco de juicio sano, lógica y sentido común, como expresa Armando en su página puede afirmar tal cosa.

También Armando afirma que la entrada el reino fue abierta después de Juan el Bautista:

Pero desde los días de Juan el Bautista hasta ahora el reino de los cielos es la meta hacia la cual se adelantan con ardor los hombres y los que se adelantan con ardor se asen de él.” (Mateo 11:12). Eso sencillamente es lo que dice el texto, luego ¿que entendemos nosotros, que quiso decir Jesús con esas palabras? Pues que desde esos días de Juan el Bautista en adelante, no antes, fue abierta la posibilidad de pelear para conseguir acceder a tan elevado privilegio. Por lo tanto, solo es razonable pensar que ninguno de los notables del AT, pudieran haber participado de tal expectativa, dado que habían fallecido siglos antes. Luego vemos que la cosa no era más que un asunto de oportunidad: estar en lugar apropiado en el momento oportuno y que ellos y por razones de temporalidad, no pudieron hacerlo. Así de sencillo.

Ahora seria bueno que Armando también pusiera las otras traducciones del texto en cuestión ya que no todas muestran su punto de vista:

Biblia Lenguaje Sencillo

“Desde que Juan el Bautista comenzó a predicar hasta ahora, el reino de Dios ha sido atacado con furia por gente violenta que trata de destruirlo

Biblia Reina – Valera 60

Desde los días de Juan el Bautista hasta ahora, el reino de los cielos sufre violencia, y los violentos lo arrebatan.

Biblia Versión internacional

Desde los días de Juan el Bautista hasta ahora, el reino de los cielos ha venido avanzando contra viento y marea, y los que se esfuerzan logran aferrarse a él

Versión Castillan

Desde los días del ministerio de Juan el Bautista hasta hoy, se ha hecho violencia al reino de los cielos, y los violentos tratan de arrebatarlo.

Biblia de las Américas

12Y desde los días de Juan el Bautista hasta ahora, el reino de los cielos sufre violencia, y los violentos lo conquistan por la fuerza.

O sea que el texto no dice que la entrada al reino de Dios esta abierta desde Juan el Bautista, sino que dice que desde Juan en adelante el Reino de Dios sufre violencia y no que el reino de Dios esta abierto desde Juan en adelante. Ni siquiera el versículo que Armando nos ha mostrado enseña  eso. Ni tampoco enseña que los AT no tienen la posibilidad de entrar en el Reino de Dios.   Es mas la Biblia dice que ellos estarán en el Reino de Dios y sino Jesús se equivoco en Lucas 12: 28 y 29.

Conclusión

Creo que todos los hombres resucitaran, justos como injustos, los primeros tendrán vida eterna, los segundos condenación eterna. Entre ambas resurrecciones creo que hay 1000 años de distancia, por razones ya expuestas, los cristianos y al parecer también los santos del AT (que de hecho creían en el Mesías aunque no sabían quien seria) tendrán parte en la primera resurrección la cual ocurre juntamente con la venida de Cristo, la razón por la cual creo que ellos serán resucitados es por que la Biblia dice que estarán efectivamente en el reino de Dios y yo no encuentro otra resurrección en la cual pueda ubicarlos que no sea la primera resurrección de Apocalipsis que ocurre en ocasión de la venida de Cristo.

Con respecto a los argumentos de Armando, creo que nos son muy claros que digamos y es que si seguimos con la misma lógica de Armando podríamos llegar a conclusiones un tanto erradas.

Pienso también que este tema no es cuestión para levantar una barrera tan grande. Tenemos varias cosas en común, creemos en el Reino de Dios, en que Dios es Uno, y que Jesús es un hombre. Por que más bien en vez de atacar a quienes creen parecido, no atacar a las doctrinas falsas como la trinidad, el alma inmortal, que realmente son las que apartan a uno de la verdad bíblica. Pienso que Armando se ha enseñado con Mario y Javier. Y lee los artículos que ellos publican con una lupa en la mano, mirando minuciosamente cada afirmación. Por que no mejor mirar los artículos de que aquellos blogs que enseñan la trinidad, el alma inmortal, el cielo como destino del hombre, la predestinación, etc., etc. Su afirmación en su blog de que su intención es  el analizar algunas afirmaciones que aparecen publicadas en distintas páginas de Internet, parece ser no muy cierta ya que solo se dedica analizar los que Mario, Javier y compañía escribe y no distintas paginas de Internet como el afirma. Pero bueno es solo una opinión al respecto.

Dios les bendiga, su servidor, Luciano Morales Rubio

El establecimiento del Reino de Dios

corona
A la mentira dominante que Satanás ha impuesto a la humanidad está la creencia de que el alma va al cielo después de la muerte. Muchas personas suponen que la expresión Reino de Dios es sinónimo de cielo, pero la Biblia nos enseña que cuando Jesucristo regrese, el Reino de Dios se establecerá en la tierra!

En primer lugar, observe cómo la Biblia refuta completamente la noción de “ir al cielo” después de la muerte. Pedro le dice a la multitud el día de Pentecostés, “Varones hermanos, quisiera hablar con ustedes libremente del patriarca David, que está muerto y sepultado, y su sepulcro está con nosotros hasta el día de hoy …Porque David no subió a los cielos “(Hechos 2:29, 34). Este “hombre conforme al corazón de Dios” no está en el cielo, sino aún en la tumba! Nuestro Salvador confirma en Juan 3:13: “Nadie ha subido al cielo sino el que descendió del cielo, es decir, el Hijo del Hombre que está en los cielos.”

Los santos muertos del Antiguo y Nuevo Testamentos por igual están durmiendo en sus tumbas, en espera de la resurrección, sin conciencia (Eclesiastés 9:5, 10). Job describe la espera de la resurrección de esta manera: “Si el hombre muriere, ¿volverá a vivir? Todos los días de mi edad esperaré, Hasta que venga mi liberación. Entonces llamarás, y yo te responderé; Tendrás afecto a la hechura de tus manos” (Job 14:14-15).

Muchos versículos se refieren a los muertos como que “duermen”, y esta analogía viene del hecho de que cuando una persona duerme profundamente, muchas horas pueden pasar. Asimismo, durante el tiempo que están muertos, no tendremos más conciencia, no hay conciencia. Muchos años pueden transcurrir entre el momento en que morimos y nuestra resurrección, pero no vamos a ser conscientes del paso del tiempo.

Pablo enseña en I Corintios 15 que la resurrección no se produce hasta el regreso de Jesucristo, momento en el que los “muertos en Cristo” resucitarán con cuerpos espirituales, y los santos revividos pasarán a ser inmortales “en un abrir y cerrar de ojos” (versículo 52). Si los santos van a ir al cielo de forma automática después de la muerte, ¿qué necesidad habría para una resurrección? En el versículo 53, Pablo incluso dice que lo “mortal” tendrá que “ser vestido de inmortalidad”, lo que significa que no la tienen ahora mismo (véase también Romanos 2:7). Sólo Dios tiene inmortalidad ahora (I Timoteo 6:15-16).

En las Bienaventuranzas de Mateo 5, Jesús dice que los pobres de espíritu recibirán el “reino de los cielos”, mientras que los mansos “heredarán la tierra” (Mateo 5:3, 5; véase también el Salmo 37:11). Dividirá Dios a los santos “pobres de espíritu” de los santos “mansos”, enviándolos a lugares distintos? Si un santo es a la vez manso y pobre de espíritu, ¿va a heredar el cielo y la tierra? No! Este dilema aparente se disuelve cuando nos damos cuenta de que Mateo usa la frase “reino de los cielos”, mientras que los otros escritores del evangelio se refieren al “reino de Dios”. Obviamente, el “reino de Dios” no significa que el Reino se encuentra en Dios, sino que pertenece a Dios. De la misma manera, el “reino de los cielos” significa simplemente que el Reino es propiedad de “cielo”, donde está el trono de Dios. Los pobres de espíritu heredarán el reino mismo que los mansos, y que el reino se creará en la tierra.

Gálatas 3:29 dice que si pertenecemos a Cristo, entonces se considera que somos simiente de Abraham, y por tanto los potenciales herederos (aunque todavía no herederos) de las promesas hechas a él. Lo que sea que Abraham herede en la resurrección, también nosotros vamos a heredar. Génesis 13:15 dice que la herencia es eterna, y Romanos 4:13 explica que la promesa se ha ampliado para incluir a todo el mundo. El “cielo”, sin embargo, no era una parte de las promesas hechas a Abraham, Isaac y Jacob, o para nosotros.

La Biblia nos enseña que el Reino de Dios será establecido sobre la tierra: “Y nos has hecho un reino (raza real) y sacerdotes para nuestro Dios, y reinarán sobre la tierra!” (Apocalipsis 5:10, la Biblia Amplificada). Note igualmente Apocalipsis 11:15, que profetiza que el Reino de Cristo se hará cargo de los reinos de este mundo:

El séptimo ángel tocó la trompeta, y hubo grandes voces en el cielo, diciendo, “Los reinos de este mundo se han convertido en el reino de nuestro Señor y de su Cristo, y él reinará por siempre y para siempre!”

Tres veces en el libro de Apocalipsis, el apóstol Juan describe la “ciudad santa”, la nueva Jerusalén, descender del cielo, en lugar de estar en el cielo (Apocalipsis 3:12, 21:2, 10). La Nueva Jerusalén se establecerá en la nueva tierra limpiada y purificado. Dios mismo morará con los hombres, no en el cielo, sino en la Nueva Jerusalén en la tierra:

Y vi un cielo nuevo y una tierra nueva, porque el primer cielo y la primera tierra habían desaparecido. Además no había más mar. Y yo Juan vi la santa ciudad, la nueva Jerusalén, descender del cielo, de Dios, dispuesta como una esposa ataviada para su marido. Y oí una gran voz del cielo que decía: “He aquí el tabernáculo de Dios con los hombres, y él morará con ellos, y ellos serán su pueblo. Dios mismo estará con ellos como su Dios. Y Dios enjugará Dios toda lágrima de sus ojos, no habrá más muerte, ni llanto, ni clamor. No habrá más dolor, porque las primeras cosas han pasado. … El que venciere heredará todas las cosas, y yo seré su Dios, y él será mi hijo “. (Apocalipsis 21:1-4, 7)

Muchos siglos de tradición pagana han convencido a la gente que el cielo es su “casa” y su recompensa cuando mueran. Sin embargo, el registro bíblico es claro: el Reino de Dios será establecido sobre la tierra que Él ha creado, y que será un reino eterno. (Para más ejemplos del Reino que se establece en la tierra, ver Salmo 2:6-8; 47:1-9, Jeremías 23:5, Ezequiel 37:21-28, Daniel 2:44-45; 7:17-18 , 27; Miqueas 4:1-5; Zacarías 9:9-10, 14:9, 16-17, Apocalipsis 2:26-27.)

Al Reino de Dios y la Resurrección

6 – Al Reino de Dios vía resurrección

welcomeLa enseñanza tradicional nos ha dicho que las personas al morir, irán al cielo o al infierno en el peor de los casos, tanto católicos como muchos protestantes sostienen lo mismo. Según esta doctrina sus parientes ya difuntos que fueron fieles a Cristo están ahora en el cielo con Dios.

Hemos demostrado a lo largo de estos articulos que la esperanza cristiana no es el cielo, sino heredar el Reino de Dios en la tierra, por tanto, si fuera cierto que las personas al morir se van al cielo tendríamos una contradicción ¿verdad?

Pero semejante contradicción no se haya en las escrituras, sino que la Biblia enseña que los muertos están en la actualidad “durmiendo” y estaran así hasta el día de la resurrección, cuando se levantaran de su sueño para recibir la vida eterna en el Reino de Dios o la muerte eterna como castigo de Dios por no obedecer a su evangelio. 

Todo muy lindo lo que decimos hasta aquí, pero como siempre debemos fundamentarlo con las escrituras: 

Lo que la muerte de Lázaro nos revela

Uno de mis pasajes favoritos para explicar este punto es donde se nos relata la muerte de Lázaro, espero que este relato le ilumine para que entienda lo que verdaderamente sucede cuando las personas mueren.

Veamos lo que nos revela este pasaje de las escrituras: 

La muerte de Lázaro – Juan 11:11

11Dicho esto, les dijo después: Nuestro amigo Lázaro duerme; mas voy para despertarle. 12Dijeron entonces sus discípulos: Señor, si duerme, sanará. 13Pero Jesús decía esto de la muerte de Lázaro; y ellos pensaron que hablaba del reposar del sueño. 14Entonces Jesús les dijo claramente: Lázaro ha muerto; 15y me alegro por vosotros, de no haber estado allí, para que creáis; más vamos a él. ….17Vino, pues, Jesús, y halló que hacía ya cuatro días que Lázaro estaba en el sepulcro ….. 20Entonces Marta, cuando oyó que Jesús venía, salió a encontrarle; pero María se quedó en casa. 21Y Marta dijo a Jesús: Señor, si hubieses estado aquí, mi hermano no habría muerto. 22Mas también sé ahora que todo lo que pidas a Dios, Dios te lo dará. 23Jesús le dijo: Tu hermano resucitará. 24Marta le dijo: Yo sé que resucitará en la resurrección, en el día postrero. 25Le dijo Jesús: Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá. 26Y todo aquel que vive y cree en mí, no morirá eternamente. ¿Crees esto? 27Le dijo: Sí, Señor; yo he creído que tú eres el Cristo, el Hijo de Dios, que has venido al mundo.

 Jesús llora ante la tumba de Lázaro –  Lea hechos 11- 28 a 37

 Resurrección de Lázaro

38Jesús, profundamente conmovido otra vez, vino al sepulcro. Era una cueva, y tenía una piedra puesta encima. 39Dijo Jesús: Quitad la piedra. Marta, la hermana del que había muerto, le dijo: Señor, hiede ya, porque es de cuatro días. 40Jesús le dijo: ¿No te he dicho que si crees, verás la gloria de Dios? 41Entonces quitaron la piedra de donde había sido puesto el muerto. Y Jesús, alzando los ojos a lo alto, dijo: Padre, gracias te doy por haberme oído. 42Yo sabía que siempre me oyes; pero lo dije por causa de la multitud que está alrededor, para que crean que tú me has enviado. 43Y habiendo dicho esto, clamó a gran voz: ¡Lázaro, ven fuera! 44Y el que había muerto salió, atadas las manos y los pies con vendas, y el rostro envuelto en un sudario. Jesús les dijo: Desatadle, y dejadle ir.

Como podrá ver, en estos pasajes he subrayado algunas palabras que consideró claras para explicar que los muertos no están en el cielo o en vida después de morir. Veamos con más detenimiento:

  • Jesús dice: Nuestro amigo Lázaro duerme, pero voy a despertarle ( Jesús hablaba de su muerte, los discípulos no entendieron bien)
  • Jesús le dijo a marta “ tu hermano resucitara”
  • Y los mas sorprendente Marta le dijo :Yo sé que resucitará en la resurrección, en el día postrero” ( postrero significa en los últimos días)
  • Jesús luego dice el que cree en mí aunque muera, vivirá y también dice el que vive y cree en mi “no morirá eternamente” o sea para siempre.

Este peculiar pasaje nos da una buena enseñanza sobre la muerte, lo que aquí se nos enseña es que los muertos duermen, ellos no van al cielo, sino que ellos están en sus sepulcros y descansan allí hasta el día de la resurrección. Por eso marta le dijo a Jesús “yo se que resucitara en el día postrero”, notemos que ella nunca tuvo la idea de que Lázaro ya había partido con Dios y que el ahora estaba en el cielo disfrutando  de las bienaventuranzas celestiales, ni tampoco Jesús la consoló como hacen muchos cristianos diciéndole que Lázaro ahora estaba mejor en la presencia de Dios, sino que El Señor le dió la esperanza de que Lázaro viviría ya que el que creen en Jesús  no morirán eternamente sino que resucitaran para vida eterna, finalmente Jesús dijo “ Lázaro ven fuera”, el no dijo “Lázaro baja del cielo”, esto es sin duda una tipificación de lo que sucederá en el futuro.

Esto se explica también en:

 Juan 5: 28 y 29 No os maravilléis de esto; porque vendrá hora cuando todos los que están en los sepulcros oirán su voz; y los que hicieron lo bueno, saldrán a resurrección de vida; mas los que hicieron lo malo, a resurrección de condenación.

En este pasaje se nos dice “los que están en los sepulcros”, o sea que ni están en el cielo ni en el infierno, sino que todas las personas están en un estado de inconsciencia hasta la venida de cristo, entonces unos resucitaran para Vida y otros para condenación. Ahora pensemos: ¿que sentido tendría una futura resurrección, si los muertos en Cristo ya están con vida en el cielo?

En el libro de Eclesiastés se nos habla sobre lo que sucede con las personas al morir, veamos que se nos dice:

Eclesiastés 9: 5 al 10 Porque los que viven saben que han de morir; pero los muertos nada saben, ni tienen más paga; porque su memoria es puesta en olvido. También su amor y su odio y su envidia fenecieron ya; y nunca más tendrán parte en todo lo que se hace debajo del sol….Todo lo que te viniere a la mano para hacer, hazlo según tus fuerzas; porque en el Seol, adonde vas, no hay obra, ni trabajo, ni ciencia, ni sabiduría.

Para esclarecer aun más, la palabra Seol también significa sepulcro, existen otras versiones de la Biblia donde aparece de esta manera. Como podemos ver Salomón también entendió lo mismo sobre la muerte, aunque el no hablo sobre la resurrección.

Veamos otro ejemplo sobre Daniel quien entendió exactamente lo mismo que estamos explicando:

Daniel 12: 13 Y tú irás hasta el fin, y reposarás, y te levantarás para recibir tu heredad al fin de los días.

Aquí es claro, Dios no le hablo a Daniel acerca de una partida al cielo para estar con El después de su muerte física, sino que le dijo que reposaría, y que seria después levantado (o sea en la resurrección) para recibir su herencia o recompensa (la Vida eterna). 

Pasajes antes a Daniel le había sido revelado lo siguiente:

Daniel 12: 2: Y muchos de los que duermen en el polvo de la tierra serán despertados, unos para vida eterna, y otros para vergüenza y confusión perpetúa.

Conclusión

Como podemos notar en los pasajes que se han citado, la Biblia no nos habla de una partida al cielo después de morir, sino que la verdadera esperanza de un cristiano esta centrada en el día de la resurrección, cuando los muertos en Cristo se levanten para recibir el reino de Dios y la Vida eterna,.

Como final podemos dejar este pasaje escrito por Pablo:

La venida del Señor

1 Tesalonicenses 4: 13 al 18 Tampoco queremos, hermanos, que ignoréis acerca de los que duermen, para que no os entristezcáis como los otros que no tienen esperanza. Porque si creemos que Jesús murió y resucitó, así también traerá Dios con Jesús a los que durmieron en él. Por lo cual os decimos esto en palabra del Señor: que nosotros que vivimos, que habremos quedado hasta la venida del Señor, no precederemos a los que durmieron. Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero. Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor. Por tanto, alentaos los unos a los otros con estas palabras.

Es claro que Pablo también tiene su esperanza en el día de la resurrección, que será en la segunda Venida de Cristo, por eso el les dice que no entristezcan como los que no tienen esperanza, los que eran incrédulos por supuesto pensaban que después de la muerte no había nada mas, pero Pablo alienta a los creyentes con la esperanza de que “los que duermen se levantaran”

Espero que este pequeño estudio sobre la muerte le lleve a repensar sus convicciones y que no tenga una esperanza equivocada sino que crea en lo que la Biblia realmente nos enseña. Y nuevamente si usted hasta hoy no es creyente y esta leyendo este estudio, le pido que no viva como los que no tienen esperanza, sino que crea y se bautícese para perdón de sus pecados y no vera la muerte eterna sino el Reino de Dios en la futura gloriosa tierra.