La vision del cristianismo sobre la sociedad del mañana

La Visión del Reino futuro de la iglesia

A lo largo de los siglos, las especulaciones sobre la naturaleza exacta de la culminación o realización plena del Reino de Dios han variado mucho. La expectativa principal es que la tierra será restaurada a su estado original perfecto, y toda la creación, especialmente los humanos, disfrutarán de la perfecta justicia y paz perfecta. Dios, el verdadero Rey del universo, reinará sobre todos a través de un hombre perfecto y justo (Santiago 2:5; Hechos 14:22).

En previsión de este tiempo, los cristianos creen que han sido llamados a una misión especial para tomar un papel activo en la preparación para dicho Reino. La Iglesia, como el cuerpo vivo de Cristo, está llamada a encarnar la presencia constante de Cristo en el mundo. Los cristianos son llamados a emular a Jesús en sus vidas individuales, para actuar como lo hizo Jesús al predicar el reino, amando, perdonando y reconciliando a las personas del mundo. Los cristianos esperan un día del juicio final, cuando el Reino de Dios, un reino de perfecta paz y la justicia, va a comenzar.

Una fe escatológica

El cristianismo es una fe escatológica que busca la venida del Reino de Dios (Mt. 6:33). Profundamente arraigado en el judaísmo, el cristianismo comparte la expectativa judía de un día que se efectuará el juicio final , llamado el Día del Señor. En este día, la humanidad verá a Dios o el representante de Dios, el Mesías, y toda injusticia será sacada a la luz en un ajuste de cuentas final.

Una vez que la injusticia ha sido descubierta y castigada, la justicia perfecta de Dios prevalecerá. Los escritores del Nuevo Testamento comparten esta expectativa, con la creencia cristiana característica que es Jesús, el Mesías, el que volverá en juicio. En el día de su Segunda Venida, también conocida como la parusía, Jesús no volverá como un pobre y oscuro maestro, sino en el orgullo como un rey, y al igual que los reyes de Israel, juzgará a cada uno según sus obras. El mundo como lo conocemos terminará, y el Reino de Dios se hará plenamente efectivo (Mt. 25:31-14).

El tiempo para restaurar todas las cosas

En ese tiempo glorioso, el tiempo de la restauración de todas las cosas (Hechos 3:19-21), los hombres de buena voluntad verán cristalizados todos sus anhelos de paz y justicia entre los hombres (Mateo 5:4-10). Será una era de plena armonía, obediencia, disciplina, aprendizaje, y adoración pura, sin que existan divisiones sectarias, sociales, o raciales. Será un gobierno mundial verdadero, un verdadero NOM divino que buscará el bien y la prosperidad para todos, sin que existan tiranos déspotas, o ricos orgullosos que busquen sus interes egoístas en perjuicio de los pobres y débiles como sigue ocurriendo hoy. Los últimos de hoy serán los primeros del mañana, y los que son hoy los primeros, serán los últimos, los desechados, y los desposeídos (Santiago 5:1-6).

Le pregunto lo siguiente, estimado amigo(a) que lee esto: ¿Está usted buscando heredar (ver y entrar) en ese magnifico reino venidero, o sigue creyendo aún en esa falsa esperanza católica de que partirá al cielo si usted es buenito y devoto?

Anuncios

El plan de Dios

Cuando Dios creo la tierra y todo lo que sobre ella se mueve, sin duda Dios tenía un plan que era perfecto y bueno para la humanidad. El propósito de Dios era que EL mismo reinaría sobre la tierra, su ley seria respetada y los hombres viviríamos felices y adoraríamos al Dios que nos creo. Este plan original de Dios fue “demorado” por causa de la desobediencia humana. Desde entonces el paraíso edénico se transformo en el caos y confusión que observamos hoy. Cientos y miles de religiones, varios dioses, guerra, muerte, tristezas y alegrías, odio y amor, son experiencias que vivimos a diario debajo del sol.

 La mayoría de los seres humanos soñamos con un mundo mejor, que las guerras terminen, que se haga justicia, que ya no hayan mas pobres, ni ricos que lo posean todo. Y esto es en definitiva lo que ofrece el evangelio de Jesús. Cuando Jesús comenzó a predicar el evangelio, el evangelio sobre el Reino de Dios (Marcos 1: 14, 15, Mateo 4: 23, Lucas 8: 1), las vidas de muchas personas cambiaron radicalmente por que veían en el mensaje de Jesús una esperanza para la humanidad entera. El mensaje de Jesús no estaba enfocado en asuntos personales, en problemas psicológicos o económicos como se predica en muchas iglesias. Jesús no hablaba de cómo ser rico, cómo tener mejor autoestima, cómo vencer los miedos internos, o como tener paz y seguridad en el alma, etc. El mensaje de Jesús era un mensaje que comprometía a toda la humanidad.

 ¡Arrepentíos por que el Reino de Dios  esta cerca! Mateo 3: 2

 Cuando los judíos oyeron estas palabras seguramente recordaron lo que los profetas habían dicho con anterioridad.

Zacarías 14:9 Y el SEÑOR será rey sobre toda la tierra….

Cada judío temeroso y respetuoso de Dios esperaba con ansias ese precioso día, cuando el señor reinaría sobre la tierra entera. Ellos esperaban que el agente de Dios, un humano especial, su ungido, naciera de la descendencia de David y El actuaría sabiamente y practicaría el derecho y la Justicia en la tierra (Jeremías 23: 5) 

Los judíos esperaban la consumación del Reino de Dios. Jesús nunca pretendió modificar esa esperanza, es mas, el enseño a sus seguidores que oraran por la venida del Reino de Dios.  ¡Venga tu Reino! Hágase tu voluntad así como en el cielo también en la tierra. (Mateo 6: 10)

Lamentablemente pocas personas creen en este mensaje que llena de esperanza, y que cambia la vida. Aun la mayoría de quienes dicen ser cristianos, discípulos de Jesús se niegan a creer en este mensaje. Muchos cristianos creen y afirman que su esperanza es vivir en el cielo, siendo que Jesús, el maestro enseño que los mansos heredarían la tierra (Mateo 5: 5)  

Hay que entender que Dios en Jesús, su agente, estaba reparando el daño que Adán le había hecho a la humanidad. El primer Adán arruino todas las cosas más el Segundo Adán (Jesús) esta arreglándolo todo. El plan de Dios es que la humanidad y la tierra entera vuelva a lo que fue antes de Adán. Que la comunión con Dios sea restablecida, que su Ley, la ley que se resume en el amor se cumpla. Que los seres humanos gocemos de vida abundante, de felicidad, que ya no haya muerte, ni dolor, ni llanto como lo fue en ese corto comienzo. Dios quiere restaurar todas las cosas!!

Hechos 3: 19 AL 21: Pero Dios ha cumplido así lo que anunció de antemano por boca de todos los profetas: que su Cristo debería padecer. Por tanto, arrepentíos y convertíos, para que vuestros pecados sean borrados, a fin de que tiempos de refrigerio vengan de la presencia del Señor, y El envíe a Jesús, el Cristo designado de antemano para vosotros, a quien el cielo debe recibir hasta el día de la restauración de todas las cosas, acerca de lo cual Dios habló por boca de sus santos profetas desde tiempos antiguos.

Desde tiempos antiguos Dios había anunciado por medio de los profetas, el tiempo que se avecina, que es no es mas que el tiempo de la restauración de todas las cosas! El Mesías Jesús abrió la puerta al Reino de Dios por medio de su muerte en la cruz. Allí Dios perdona nuestros pecados y nos hace aptos para su Reino. Luego de morir, Jesús resucito y desde entonces el ascendió a los cielos, y es necesario que permanezca allí hasta el tiempo indicado que solo conoce Dios el Padre. (Hechos 1: 7)

Mientras tanto nosotros quienes vivimos en el presente, tenemos el mandato, la comisión de Dios de predicar este evangelio, las buenas nuevas sobre el Reino de Dios que esta cerca. Somos embajadores de Cristo que debemos denunciar el pecado de la sociedad actual, y llamar a las personas a un arrepentimiento, a que hagan las pases con Dios, con su voluntad, sus mandamientos y puedan preparase para la edad de oro que se aproxima. Nosotros sabemos que si queremos ser parte del Reino de Dios, debemos arrepentirnos, dejar nuestros malos caminos, actitudes, vicios ya que como el apóstol Pablo dijo “los que practican tales cosas no heredaran el Reino de Dios.” ( 1 Cor 6: 9 y 10)

Como dijo antes, los humanos soñamos con una edad de oro, nosotros tenemos fe en Dios de que  vendrá, tenemos fe en que su Mesías vive y esta hoy en el cielo, esperando el día señalado por el Padre para comenzar a Reinar. Si quieres tener parte en esta esperanza, busca a Dios. Y si ya eres parte hermano, tienes  una tarea que cumplir!! Predicar su evangelio!! Manos a los obra, trabajemos y oremos para que el Reino de Dios venga!!

Amen

¿ La mayoria tiene la razon? Meditaciones sobre la trinidad 2da parte

Continuamos meditando sobre la trinidad.

Que facil es ir con la mayoria,pero que dificil es ir contra del gentio.

Hace poco me dijo un pastor de la iglesia Filadelfia(trinitarios);
Si en tu iglesia se creyera la trinidad estaria llena porque sois buenos predicadores.
Yo le dije;Mira a Jesus le seguia mucha gente,pero cuando dijo,”El que no come de cuerpo y bebe de mi sangre no tiene vida”(Juan 6 -52-56)

La gente se fue,aun Pedro le dijo;Duras palabras son estas, pero Jesus sin importarle la gente le dijo a Pedro;
¿Te quieres ir tu tambien?
A Jesús no le importaba cuanta gente la siguiera,el era el mismo con cinco mil y con doce.Nosotros debemos andar an la verdad sin importarnos ser una minoria.

El mundo entero es trinitario,¿Significa eso que sea verdadero?
No,porque una doctrina sea profesada por mucha gente no significa que se verdadera.
Cuantos millones de catolicos hay en el mundo y tienen una de las peores doctrinas que he visto,tienen a las tres personas de Dios(Tres dioses)a la madre de dios,la diosa madre y al santo padre(papa)

Cinco deidades!!, al final van a ganarles a los mormones.

Esto me hace pensar en Elias y los profetas

1º Reyes18:19 Envía, pues, ahora y congrégame a todo Israel en el monte Carmelo, y los cuatrocientos cincuenta profetas de Baal, y los cuatrocientos profetas de Asera, que comen de la mesa de Jezabel.

Elias estaba solo,pero era un verdadero profeta de Jehová
Uno contra 450 profetas de Baal y 400 de Asera.
El estaba en minoria clara,uno contro 850 hombres,pero la verdad la tenias Elias.El tenia al Unico Dios verdadero,el Dios de Abraham,de Isaac y de Jacob.

Hoy pasa lo mismo con los trinitarios,ellos dicen
somo muchos,somos la inmensa mayoria,claro que si,
es verdad.
Pero no significa nada.Ellos tenian dos dioses y Elias uno,y
con un Dios vencio a los dos falsos.

Pero quiero que piensen que esto mismo pasa hoy en el mundo.
En ese tiempo habia mucha confusion,y hoy hay esa confusion.

Pero Elias es uno de los dos testigos que bajara a la tierra,el
se va encontrar la misma confusion,”dioses trinos”,”diosa madre”,”La persona del Espiritu Santo”

¿Que va a decir Elias de la iglesia catolica?

Ahora que hay tantos abusos a menores y han pervertido hasta lo sumo el verdadero evangelio añadiendo miles de cosas a la santa palabra de Dios

Cuanta perversiòn hay hoy en mundo!!

Y ademas,
¿Saben porque solo fue uno a enfrentarse a los Falsos Profetas?
Podian haber ido tres profetas de Jehová de la epoca

Fue uno,porque Dios es uno,y siendo uno venció.

Que cosas,me ha llamado tantas veces hereje,que ya ni me inmuto.

¿Sino creo en mistica trinidad soy un hereje?

Ay,cuanta ignorancia hay en el mundo.

Solo quiero que mediten como yo lo hago,os prometo que yo trate de entender la trinidad,pero cada vez la entiendo menos.No puedo entender a un Dios de confusion
como es el dios trino.Dios no es Dios de confusión sino paz

1 Reyes 8:60
A fin de que todos los pueblos de la tierra sepan que Jehová es Dios, que no hay otro.

Gracias Elias por dejar tan claro

Y  a vosotros deciros que sigo meditando, por el mismo canal…

Dios os bendiga a todos www.laverdaddelapalabra.blogspot.es

Meditaciones sobre la trinidad

POR EL HERMANO AGUSTIN BORJA

Meditando estos dias en la palabra de Dios,he visto que la llamada
“trinidad”,no tiene ninguna base biblica ni logica.
Hay cosas que yo no logro entiender ,como es posible que dividan dividir al unico Dios verdadero y quieran juntarlo como por “arte de magia”.

¿Dios es tres personas – dioses a la vez  y uno al mismo tiempo?

¿Ustedes entienden eso?,yo no,yo pregunto;¿pero son uno o tres?
Ellos dicen;Son tres y uno,¿como?, no lo entiendo,si son tres son tres y si es uno,es uno.
Decidan de una vez

Recuerdo una conversacion con un hermano trinitario que me decia;
Cristo y Dios son la misma persona.
Y yo le decia;¿Pero no dices que son dos distintos?
EL me dijo;Si, son dos distintos y uno.Yo creí volverme loco.
Según les conviene son uno o tres.
Hay veces qe parecen unicitarios(Solo Jesus).Dicen que Jesus es Jehová,que el cordero de Dios es Dios.Cuando en realidad la escritura dice;
El cordero DE Dios.

Yo no puedo entender como ponen a Dios en desventaja ante satanas.
Porque satanas es uno,un solo ser,y Dios es tres seres,tres dioses.
Es tres contra uno.Ademas el mismo diablo sabe que Dios es uno

Santiago 2:19
Tú crees que Dios es uno; bien haces. También los demonios creen,
y tiemblan
.

¿Que significa UNO?
(Según el diccionario de Real academia de la lengua Española)

, Natural. (Del latin. unus).

* adj. Que no está dividido en sí mismo.

* adj. Único ( solo, sin otro de su especie).

* Se emplea para designar una unidad

Entonces,si sabemos que uno significa todo esto,
¿Como algunos afirman que uno es tres?.

Si yo digo que Dios es UNO,es que yo entiendo que solo hay
un Dios unico y verdadero,nunca ser tres seres independientes.
Pero para los trinitarios parece ser que no,y no se dan cuenta que
que tienen tres dioses,lo siento si alguien se ofende.

Yo quisiera preguntar a Personas que si han visto Dios,
biblicamente hablando.

Quiero preguntar a Isaias;Isaias,¿A cuantos vió usted en su visión?

Isaias 6:1
En el año que murió el rey Uzías vi yo al Señor sentado sobre un trono alto y sublime, y sus faldas llenaban el templo.

Hermano Isaias;
¿Solo pudo ver a uno?¿Donde estan los otros dos?

Isaías 46:9
Acordaos de las cosas pasadas desde los tiempos antiguos;
porque yo soy Dios, y no hay otro Dios, y nada hay semejante a mí.

Claro es que no hay Dios mas que Jehová,no hay otro Dios que nuestro Padre celestial el cual tambien es Padre
de nuestro Señor Jesucristo.

Tambien quisiera preguntar a Moises:

Hermano Moises,usted que estuvo tan cerca de Dios y
hablaba con el directamente.
¿Como se identificó Dios con usted?

Exodo 3:13
Dijo Moisés a Dios: He aquí que llego yo a los hijos de Israel, y les digo:
El Dios de vuestros padres me ha enviado a vosotros.
Si ellos me preguntaren: ¿Cuál es su nombre?, ¿qué les
responderé?
 
Y respondió Dios a Moisés: YO SOY EL QUE SOY. Y dijo: Así dirás a
los hijos de Israel: YO SOY me envió a vosotros.
 
Además dijo Dios a Moisés: Así dirás a los hijos de Israel:
Jehová, el Dios de vuestros padres, el Dios de Abraham, Dios de Isaac y Dios de Jacob, me ha enviado a vosotros.
Este es mi nombre para siempre; con él se me recordará por todos los siglos.


¿Le dijo Dios YO SOY?
No lo dijo nosotros somos,porque Dios es uno y tenia que identificarse como uno
Hermano Moises¿Dios es uno?

Deuteronomio 6:4
 Oye, Israel: Jehová nuestro Dios, Jehová uno es.

Ahora quisiera preguntarle a Juan el apostol:
Hermano Juan,cuando usted vió a Dios,

¿A cuantos vio en un trono?

Apocalipsis4:1
Después de esto miré, y he aquí una puerta abierta en el cielo;
y la primera voz que oí, como de trompeta, hablando conmigo, dijo:
Sube acá, y yo te mostraré las cosas que sucederán después de estas.
Y al instante yo estaba en el Espíritu; y he aquí, un trono establecido en el cielo, y en el trono, uno sentado.

Gracias Juan,UN TRONO Y EN EL TRONO UNO SENTADO

No dice tres tronos,ni tres personas,ni un dios trino,dice UNO,
porque Dios es UNO.Ademas Juan Jesus dijo algo al respecto
¿verdad?

Juan 17:3  
Y esta es la vida eterna: que te conozcan a ti,
el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado.


Aleluyaa!!,El mismo Jesus lo afirma,que el unico que es Dios
es  su Padre.Por favor no hagan mentiroso a Jesus.

Para teminar esta parte de mis meditaciones,quisiera decir
que ya todos saben que la doctrina trinitaria nace de hombres
que con sutilezas y filosofias huecas engañaron a muchos,yo nos
avisó Pablo

Colocenses2:8
Mirad que nadie os engañe por medio de filosofías y huecas sutilezas, según las tradiciones de los hombres, conforme a los rudimentos del mundo, y no según Cristo.

Dios os bendiga y continuare meditando por este mismo sitio, no se lo pierda visite www.laverdaddelapalabra.blogspot.es  

La esperanza de Abraham y la de sus Hijos en la FE

Por Ingº Mario A Olcese (Apologista)   

Yahweh llama a Abraham para darle una tierra  

Es interesante escuchar la promesa que Yahweh le hizo a Abraham en Génesis 12:1-3, porque ésta traería en el futuro muchas bendiciones para a TODA la humanidad. Estos tres versos dicen:  

“Pero Jehová había dicho a Abram: Vete de tu tierra y de tu parentela, y de la casa de tu padre, a la tierra que te mostraré. Y haré de ti una nación grande, y te bendeciré, y engrandeceré tu nombre, y serás bendición.  Bendeciré a los que te bendijeren, y a los que te maldijeren maldeciré; y serán benditas en ti todas las familias de la tierra”.  

Aquí vemos que Yahweh llama a Abraham para que salga de su tierra (Ur de Caldea) y de su parentela para dirigirse a una tierra que Él le mostraría, porque Yahweh se propuso hacer del patriarca una gran nación. Este tendría un nombre sobresaliente y sería bendito y de bendición para todas las naciones. Pues bien, enseguida veremos qué tierra le mostró Yahweh a Abraham. En Génesis 13:14-17 encontraremos la respuesta puntual de cuál tierra se le mostró al Patriarca: 

“Y Jehová dijo a Abram, después que Lot se apartó de él: Alza ahora tus ojos, y mira desde el lugar donde estás hacia el norte y el sur, y al oriente y al occidente. Porque toda la tierra que ves, la daré a ti y a tu descendencia para siempre. Y haré tu descendencia como el polvo de la tierra; que si alguno puede contar el polvo de la tierra, también tu descendencia será contada. Levántate, ve por la tierra a lo largo de ella y a su ancho; porque a ti la daré”. 

Hasta este punto nos damos cuenta de que la tierra que Yahweh le mostró a Abraham no era territorio fuera de este mundo, o en el cielo, sino un territorio que él puede ver de frente, un horizonte con cuadro coordenadas claras: Norte, Sur, Este y Oeste en este mismo planeta. Recuerde siempre esto: A Abraham no se le llevó al cielo para que mirará un “territorio celestial” como muchos suponen, sino un territorio desde el mismo lugar donde él está parado, hacia el norte, sur, este, y oeste. Pues bien, Dios mismo dará a Abraham los límites del territorio prometido, y veremos que no es un lugar fuera de este mundo. Dice así Génesis 15:18:

“En aquel día hizo Jehová un pacto con Abram, diciendo: A tu descendencia daré esta tierra, desde el río de Egipto hasta el río grande, el río Eufrates”. 

Ahora sí ya tenemos los límites del territorio prometido a Abraham por Dios, es decir, desde el río de Egipto hasta el río grande, el río Eufrates. Si alguno cree que estos ríos no están en este mundo, mejor que vaya al psiquiatra.

La Tierra prometida es también para la simiente de Abraham

Como hemos leído en Génesis 15:18, la tierra prometida sería también para la descendencia de Abraham. Esto es muy interesante, porque Abraham tuvo hijos que le dieron una gran familia, tanto por la línea de Isaac, como por Ismael, cumpliendo lo dicho por Yahweh en Génesis 17:4-7. Sin embargo, veremos más adelante quién es verdaderamente la simiente o descendencia de Abraham que recibirá la tierra de la promesa. 

En Génesis 22:15-17 vemos que Dios confirmó su pacto con Abraham al probar éste su fidelidad y obediencia hasta el punto de asentir o acceder ofrecer a su propio hijo Isaac en holocausto. Los versos dicen: 

“Y dijo: Por mí mismo he jurado, dice Jehová, que por cuanto has hecho esto, y no me has rehusado tu hijo, tu único hijo; de cierto te bendeciré, y multiplicaré tu descendencia como las estrellas del cielo y como la arena que está a la orilla del mar; y tu descendencia poseerá las puertas de sus enemigos. En tu simiente serán benditas todas las naciones de la tierra, por cuanto obedeciste a mi voz”. 

 En los siguientes capítulos de Génesis veremos que efectivamente Yahweh confirmará su pacto con Isaac, y luego con Jacob, tal como lo hizo con el primer patriarca Abraham.

 Jesús es la simiente o descendencia de Abraham

 El apóstol Pablo nos aclara que la descendencia de Abraham es nuestro Señor y salvador Jesucristo. En Gálatas 3:16 Pablo dice:

 “Ahora bien, a Abraham fueron hechas las promesas, y a su simiente. No dice: Y a las simientes, como si hablase de muchos, sino como de uno: Y a tu simiente, la cual es Cristo”. 

 Así que ya sabemos que Jesucristo es la simiente a la cual hizo referencia el eterno Yahweh, el único Dios verdadero. Es por eso que Pablo pudo decir que la simiente de Abraham sería heredero del mundo: 

“Porque no por la ley fue dada a Abraham o a su descendencia la promesa de que sería heredero del mundo, sino por la justicia de la fe” (Rom. 4:13).  

Además dijo: 

“Pues os digo, que Cristo Jesús vino a ser siervo de la circuncisión para mostrar la verdad de Dios, para confirmar las promesas hechas a los padres” (Romanos 15:8). 

Así que Jesús vino a confirmar las promesas hechas a los padres, y no ha anularlas o abrogarlas. El sabía que era esa simiente prometida, y sabía igualmente que las promesas estaban vigentes aún. El estaba muy consciente de que sería el heredero de la tierra prometida, y que a través de él todas las naciones serían benditas. 

¿Quién es la otra simiente de Abraham? 

El apóstol Pablo responde esta pregunta con mucha claridad, así: 

“Y si vosotros sois de Cristo, ciertamente linaje (simiente) de Abraham sois, y herederos según la promesa” (Gálatas 3:29).

“Sabed, por tanto, que los que son de fe, éstos son hijos (simiente) de Abraham Luego los de la fe son benditos con el creyente Abraham”—Gál. 3:7,9). 

¿Tomó usted nota de lo que dijo Pablo en cuanto a quiénes son también “la simiente” de Abraham? Pues todos los que somos de Cristo, los hombres y mujeres que compartimos la misma fe de Abraham. La fe de Jesús era la misma fe de Abraham. Y esa fe su centraba en la herencia de una tierra de una simiente bendita que traería grandes bienaventuranzas al mundo entero, es decir, a todas las naciones de la tierra.

¿Tiene usted esa misma esperanza de heredar la tierra para que participe en su  renovación y hacerla un mundo justo y recto (un paraíso restaurado)?.

En otro estudio veremos la promesa que Dios le hizo al rey David en cuanto a la herencia y a la perpetuidad de su reino a través de uno de sus descendientes más nobles…el Señor Jesucristo. Éste futuro rey, junto con sus seguidores (la iglesia), heredarían la tierra prometida (pacto Abrahámico) y el dominio del mundo entero (pacto davídico) a través de la restauración del reino para cuando volviera el heredero legítimo de David, el Señor Jesucristo. 

Bendiciones os sean multiplicadas.

www.apologista.wordpress.com

MALAS INFLUENCIAS (AMISTADES MUNDANAS, TELEVISION, INTERNET, ETC.)

Por Juan Rodriguez Jr

El cristiano, y especialmente el joven, esta siendo atacado constantemente por Satanás, a través de las tentaciones. Estas son muchas y muy variadas y que las catalogamos como “malas influencias”. Esto quiere decir que son cosas que influyen en el joven para hacerlo caer. En esta ocasión queremos hablar de algunas de estas “malas influencias”: Amistades mundanas, la Televisión y el Internet. No son las únicas “malas influencias” que atacan a la juventud de hoy en día, pero apegándonos a las instrucciones que nos dieron y  por  lo corto del tiempo queremos hablar solamente de esas tres. 

 AMISTADES MUNDANAS.

Cuando hablamos de amistades mundanas, nos referimos a todas aquellas amistades que podemos llegar a tener y que no son cristianos, que no compartimos la misma fe, que somos diferentes en nuestra manera de creer y de actuar. Y con los cuales no podemos tener ninguna clase de amistad, 2 Corintios 6:14-18… Muchas veces hemos creído que esta escritura se refiere solamente al matrimonio. Que es malo que nos unamos en yugo desigual con los incrédulos, que no se deben casar los cristianos con los paganos, etc., etc. Y estamos de acuerdo con esa interpretación, pero aunque se refiere al matrimonio por supuesto, también incluye cualquier amistad, compañerismo o relación intima que nosotros podamos tener con alguna persona. Estos versículos nos llaman a una separación, dice “Salid de en medio de ellos, y apartaos, dice el Señor”. Nos dice que no podemos tener comunión, amistad, compañerismo con ellos, así como la luz no tiene comunión con las tinieblas, o la justicia con la injusticia, o Cristo con los ídolos, o el creyente con el incrédulo.

Ahora, ¿A que nos referimos cuando decimos amistad, o ser amigo? ¿Que es tener un amigo o ser un amigo? Un amigo es alguien en quien confías, a quien le abres el corazón y le pides consejos. Es alguien con quien convives y hacen cosas juntos. Salomón dice “El hombre que tiene amigos ha de mostrarse amigo”. Esto quiere decir que si tienes amigos vas a hacer las cosas que hacen ellos, vas a andar con ellos, vas a hablar como ellos, vas a actuar como ellos, etc., etc. Esto es ser amigo y tener amigos.

Y es aquí donde debemos saber como escoger a los amigos. Y nosotros como cristianos no podemos tener amigos del mundo. Una cosa es tener compañeros de trabajo, de escuela, vecinos, aun familiares; y otra cosa muy diferente es tener amigos. ¿Por que no es bueno tener amigos de el mundo, o como lo sugiere el titulo “amistades mundanas”? Simplemente porque Dios lo prohíbe. ¿Por qué lo prohíbe? Por la mala influencia que estos amigos tendrían en nosotros, y porque nos harían pecar contra nuestro Dios. 1 Corintios 15:33 “No erréis; las malas conversaciones corrompen las buenas costumbres”. Aquí en este versículo la palabra “conversaciones” se refiere a “forma de vida”, “conducta”. Entonces nos dice claramente que la mala conducta o forma de vida de estas personas, van a corromper las buenas costumbres que hemos adquirido como cristianos. Nosotros tenemos un dicho muy popular que ilustra esta gran verdad: “El que con lobos anda a aullar se enseña”.

Alguien dice, entonces, ¿No le vamos a hablar a nadie? ¿Entonces como los vamos a convertir? Pero, una cosa es hablarles de Cristo e invitarlos a las reuniones de la iglesia, y otra muy diferente es hacer amistad, intimar con ellos, tener una relación de noviazgo, convivir con ellos, etc., etc. Claro que podemos hablarles de Cristo e invitarlos a los cultos de adoración, pero sin tener una relación de amistad.

1)      No debemos tener amistad con los pecadores. Oigan la advertencia de Dios, en Proverbios 1:10-19… Aquí dice que no hay que andar con los malos, los pecadores. Aquí podemos pensar en los viciosos que nos invitan a tomar, a drogarnos, a robar, a adulterar, en otras palabras nos incitan a hacer lo malo.

2)      Pero también tener cuidado con las personas moralmente buenas pero que no son cristianos. Porque, ¿Qué consejos nos podrían dar ellos a nosotros como cristianos, cuando ellos tiene otra fe, otras costumbres? Nos estamos refiriendo a consejos en lo espiritual. Ejemplo, si yo le comento a mi “amigo” del trabajo que me siento cansado y que el domingo tengo que ir a la reunión de la iglesia. Imagínense que me va a decir este “amigo”. “Nombre, para que te preocupas, pues no vayas, no te va a pasar nada si faltas una vez”. Ese va a ser el consejo de ese “amigo” porque el no tiene conocimiento ni temor de Dios. O si le comento que me gusta una muchacha del trabajo y que me gustaría hacerla mi novia, que me de un consejo. ¿Que me va a decir? “No, pues si, esta guapa, pues háblale, invítala a salir, etc.” Porque me dice esto, porque el no tiene conocimiento ni temor de Dios.

3)      Tener cuidado de la mujer adultera, la mujer extraña. Proverbios 2:16-19; 7:5-27… Este es un peligro para el joven cristiano. Salomón lo menciona una y otra vez en sus proverbios. El sabía que el  joven iba a ser atacado por Satanás de esta manera. Este es un peligro para nuestras hermanas jóvenes pero creo que es un peligro más grande para el hermano joven. Tener cuidado de no hacer amistad con estas personas, y no nada mas con las prostitutas, sino con cualquier mujer, aun con las hermanas. Es importante tener cuidado en nuestro trato con las mujeres. No visitar hermanas cuando no esta el hermano o el esposo. No ser llevados con ellas, no intimar con ellas. Tratarlas siempre con respeto y darles su lugar como mujeres casadas.

LA TELEVISION

La televisión es uno de los medios de comunicación, que junto con el Internet, esta avanzando grandemente en cuanto a penetración y a tecnología. Desgraciadamente la televisión se ha convertido en una mala influencia, en una influencia altamente negativa y perjudicial para los adultos, los jóvenes y para los niños.

Y cuando hablamos de la televisión, no nos referimos al aparato como tal, sino a los programas que se trasmiten en el mismo. Es increíble el poder tremendo que ejerce la televisión en la vida de las personas. La televisión ha sido diseñada para controlar las mentes de las personas y moldearles su carácter, sin que ellas siquiera se den cuenta.

La televisión afecta y toma control del carácter de las personas. La televisión toma control de las decisiones y las reacciones de las personas. Es tan sutil, es tan inocente la apariencia de este aparato, que no nos damos cuenta del daño que nos esta causando. Ha llegado a ser el amor de muchos, el compañero de muchos, la pasión de muchos, el descanso de muchos. Es la forma de relajarse de los predicadores, es la forma de pasar momentos de remanso que debían de ser espirituales.

La televisión  es el enemigo numero uno en los hogares. Creemos que la tenemos bajo control y la televisión nos controla a nosotros de una forma escandalosa. La televisión  ya no se puede controlar, ya no es posible. Los creyentes que mas alto han llegado en las cosas de Dios, no tienen televisión. Pero los que han caído en la pereza y desaliento espiritual son curiosamente los que tienen televisión.

La televisión ha penetrado a los hogares de una forma alarmante. Ahora es común tener en la casa no solo una televisión sino varias. Ahora se le diseña a la casa un lugar especial para la televisión, tiene su propio cuarto, el cuarto de la televisión. Además es imprescindible la televisión en la sala, en la recamara de los muchachos, en la cocina, en la oficina, etc. Ese es el poder tremendo que tiene la televisión en nuestras vidas.

Veamos ahora las malas influencias o efectos negativos que produce la televisión en nuestras vidas:

1)      Pérdida de tiempo. Una de las más grandes bendiciones que tenemos de parte de Dios es el tiempo. Dios quiere que lo aprovechemos bien, que lo redimamos, es decir que lo usemos sabiamente para su honra y gloria. Dice en Efesios 5:15, 16… Y en Colosenses 4:5 dice “Andad sabiamente para con los de afuera, redimiendo el tiempo”. Y la televisión se encarga de robarnos el tiempo, la televisión hace que perdamos el tiempo. Perdemos el tiempo que le debemos dar a nuestra esposa, perdemos el tiempo que debemos darle a nuestros hijos, perdemos el tiempo que le debemos dar a Dios y a Su obra: perdemos el tiempo que debemos usar para escribir un mensaje o salir a visitar, o asistir a los cultos, etc. La televisión es una ladrona del tiempo. Cuando la persona llega  a la casa después del trabajo, lo primero que hace antes de ver si esta su esposa, ver si están sus hijos, ver si no lo han robado, es buscar el control de la televisión, y automáticamente prender la televisión. Y dependiendo del programa que este en ese momento entonces va a decidir que hacer el resto del día. Cuando tenemos un momento de descanso, lo primero que hacemos es prender la televisión y quedarnos por horas y horas ante el televisor. En lugar de estudiar la Biblia y orar a nuestro Padre celestial, o aun hacer algo de provecho en lo material, productivo en el hogar, nos quedamos embelesados frente a la televisión. Los cultos de adoración y los sermones nos parecen largísimos, pero nos pasamos muchas horas frente al televisor.

2)      Destruye la unidad familiar.  La televisión ha causado graves daños en la vida y en la unidad familiar. Armando García, un escritor hondureño, ilustra en su típico estilo la realidad de miles de familias en uno de los momentos, que en otro tiempo era un tiempo de intercambio familiar: “…. De la plática de sobre mesa ni hablemos. Cada quien se va llenando el buche haciendo a un lado la parla, la novedad familiar, la nueva actividad del trabajo o el estudio porque están prendidos, con todo y bocado y quijada y ojos, a la caja idiotizante, el televisor”. La televisión daña profundamente la comunicación eficaz entre los miembros de la familia.

Este fenómeno es sentido en todo lugar en donde la televisión ha penetrado.

Escuchen lo que apareció en un articulo en la revista Despertad, el 8 de marzo de 1998, el Concejal de la Tribu Apache en la reserva de San Carlos en Arizona, EE. UU. Dice que “la televisión ha ejercido una gran influencia negativa, especialmente en los jóvenes… Según el orden de prioridades e influencia de los años cincuenta, en primer lugar estaba la religión; en segundo, la familia; en tercero, la educación; en cuarto, la presión de los coetáneos (personas y algunas cosas que coinciden o viven en una misma edad o tiempo) y por ultimo estaba la televisión. Hoy en día, el orden esta invertido. Pues la televisión constituye la influencia predominante… lamentablemente la familia esta relegada al cuarto lugar”.

Esta es una realidad triste en el mundo de nuestros días, pero por desgracia esto es cierto también entre las familias cristianas, ya que nos hemos dejado influenciar por el poder negativo de la televisión. La televisión ha venido a destruir los momentos valiosos de intercambio familiar, como sentarnos juntos alrededor de la mesa para tomar los alimentos, las sesiones donde se desarrollan temas familiares, y en especial los espirituales, etc. Hermanos no debemos permitir que la televisión destruya la unidad familiar en nuestro hogar. Nosotros como padres no debemos permitir esto. Tomemos cartas en el asunto y actuemos sabiamente, ya que “la sabiduría es provechosa para dirigir” (Eclesiastés 10:10), y a nosotras no ha tocado dirigir nuestros hogares. La televisión destruye la unidad familiar.

3)      Promueve la violencia y la rebeldía.

¿Por qué hay tanta violencia en las calles? ¿Quien les enseño a los hombres a agredir, a faltar el respeto al ser humano?  ¿Dónde esta el maestro que enseña a los hombres, a las mujeres, a los niños a hacer lo malo, a rebelarse? ¿Quien les enseño a ser tan arrogantes? Lo tienen en su casa, y este maestro es la televisión. Programas violentos, aun las caricaturas son violentas, donde siempre gana el héroe, donde hay muerte, violencia, sangre, todos le disparan y nadie lo mata; y el puede matar a 100, y les corta la cabeza, los parte en pedazos, y es el héroe. El héroe es el que es mas violento, el más cruel, el más sanguinario, es el mejor, es el héroe. Es el modelo que los niños tienen en sus mentes. Y luego les hablamos de Pablo, Pedro, hombres de Dios, piadosos, humildes, hombres que pedían perdón y se burlan de ellos, porque tienen en sus mentes otros héroes. La sociedad no haya que hacer con tanta violencia, pero la televisión tiene la culpa. No creemos que la sociedad vaya a eliminar la televisión, pero si los cristianos, nosotros si podemos quitarla de nuestras vidas.

Un estudio hecho por académicos de las universidades de California, Carolina del Norte, Texas y Wisconsin y que fue presentado en Washington el 19 de Abril del año de 1998 revela que “al menos dos de cada tres programas de televisión en Estados Unidos de máxima audiencia contienen violencia, un problema que va en aumento y que genera consecuencias nefastas para los televidentes” La misma investigación advierte que “los niños, por su parte, son expuestos a continuos actos de violencia en sus dibujos animados favoritos, lo que representa un problema para los menores de siete años que no pueden normalmente comprender la diferencia entre la fantasía y la realidad” Les parece que soy demasiado alarmista o exagerado? Pues nada mas examinen y vean por ustedes mismos como en las novelas, series, películas y las inocentes caricaturas, hay violencia en cada uno de ellos, estos programas están saturados de violencia – violencia sexual, violencia conyugal, violencia domestica, violencia infantil, violencia animal, etc., etc.

4)      Promueve los vicios. La borrachera, las drogas, etc. En todos los horarios, meten anuncios de vinos, de cigarros, en las películas se ve como colocarse el polvo blanco en las narices, como combinar vinos con diferentes refrescos para que den un mejor sabor. Se muestra a hombres y mujeres muy guapos y divirtiéndose a lo grande, bailando y tomando en las playas de Cancún, Hawai, Las Vegas, lugares muy hermosos. Pero nunca ponen a los enfermos muriéndose en el hospital o en su casa, con cirrosis hepática por el alcohol, no ponen a las personas vomitando el hígado por la tomada, o el cáncer por el cigarro. Lo único que hacen es ponerle con letras muy pequeñitas que el uso de este producto produce cáncer, y eso por orden del gobierno. Aunque saben que la gente esta tan enviciada que de todas maneras van a seguir consumiendo esos productos. La Biblia condena todos estos vicios, Gálatas 5:19-21; y Romanos13:13 dice “Andemos como de día, honestamente; no en glotonerías y borracheras, no en lujurias y lascivias, no en contiendas y envidia”.

5)      Promueve el adulterio y la fornicación. Vivimos una moral muy baja, la sociedad esta perdiendo los valores morales, y la televisión se encarga de hacer este trabajo. La televisión esta en la recamara, en el escritorio, en la cocina, diciéndonos de los adulterios y las fornicaciones. Vemos parejas adulterando, parejas besándose, homosexuales besándose, en las telenovelas, en las películas. En los programas de Cristina, Laura en América, programas donde pasan homosexuales diciendo “mi mama me odia porque soy homosexual”. Y todos le dicen que esta bien, que tiene derecho a ser lo que le quiera, y que su mamá esta mal, que es una vieja  anticuada, y todos le aplauden, y esa madre sale ridiculizada, arruinada. Dice en Hebreos 13:4 “Honroso sea en todos el matrimonio, y el lecho sin mancilla; pero a los fornicarios y a los adulteros los juzgara Dios” Ustedes no aceptarían que alguien viniera a su casa y le dijera, mire señor, nosotros no estamos casados, yo tengo mi esposa y ella tiene su esposo, pero nos queremos y le pedimos permiso para tener sexo en su recamara. No usted no aceptaría tal propuesta. Pero lo permite en su recamara en la televisión. Como si lo hicieran en nuestro propio lecho. Y luego dice los hermanitos: “Mira nada más lo que se ve, mira hasta donde hemos llegado”. Pero no hacemos nada por quitarla, la seguimos viendo. Hacemos lo que hacia Eli, al decirles a sus hijos: “No es bueno lo que están haciendo”, pero no hacia nada por estorbarlos.

6)      Produce lenguaje obsceno y de doble sentido. Todo esto lo vemos en la televisión.  Programas como Otro Rollo, o al derecho y al revés, la Hora Pico, Los Comediantes, etc., están llenos de palabrotas obscenas y de doble sentido. La televisión le esta enseñando a nuestro hijos la manera de hablar. Palabras que en otro tiempo ningún joven las decía por ser malas palabras, ahora las dicen sin ningún recato. Aun hermanos que predican las están usando. Ellos no son capaces de decir: con permiso cuando van a pasar, o perdón cuando atropellaron a alguien, no pueden decir buenos días hermano, buenos días Señor, porque el maestro no es el padre, ni la Biblia, ni el predicador. Sino que el maestro que tienen nuestros hijos es la televisión. La televisión que la tenemos en un mueble que nos costo mucho dinero y que no fuimos capaces de ofrendarlo. Dice en Judas 10 “Pero estos blasfeman de cuantas cosas no conocen; y en las que por naturaleza conocen, se corrompen como animales irracionales” Ese es el tipo de personas que tenemos en la televisión, eso es lo que vemos en la televisión. Mi hermano, mi hermana, ¿No se enciende su celo al ver todo esas cosas en la televisión? ¿Donde esta el celo de Dios en las iglesias hoy en día?

Hay muchas cosas mas que podríamos decir en contra de la televisión, pero creo que con esto es suficiente para darnos cuenta de la mala influencia que produce la televisión en nuestras vidas.

Si decidimos quitar la televisión de nuestras vidas, vamos a ver cambios favorables en la familia, nuestros hijos se van volver mas mansos, las esposas menos rebeldes, nosotros vamos a ser menos agresivos y tendremos mas tiempo para la familia. Más tiempo para la esposa, para los hijos, para ocuparnos de nuestra salvación, para leer la Biblia, para visitar, etc.

INTERNET

            El Internet, como la televisión se ha convertido en un medio muy efectivo de comunicación, pero que también como la televisión tiene una influencia negativa, si no lo usamos correctamente. El Internet es un enemigo más sutil, más poderoso que la televisión. Se le ha llamado el hermano del infierno de la televisión. Son varias las malas influencias que podemos mencionar del Internet, pero solamente queremos mencionar una o dos:

            Como la televisión, el Internet se encarga de robarnos el tiempo. Con eso del chat, del Messenger, es un problema mayúsculo. Ya que nos roba del tiempo que le debemos a las cosas de Dios, a la familia y el trabajo secular.

            Hay familias que se ha desintegrado por el Internet. Parejas que prefieren chatear con extraños o aun con personas conocidas, o aun hermanos de la iglesia, que con su esposo o esposa. Esto mis hermanos no debería ser. Una hermana en Estados Unidos le dijo a su esposo: “Quisiera ser un a tecla, para que me toques, porque ya no me haces caso. Nada mas estas con la computadora”. Otra hermana en Ecuador me dijo: “Mi esposo ya no me hace caso, nada mas esta metido en su computadora, platicando con cuanta gente tiene en su lista y conmigo no platica nada”. Y así podríamos hablar de mucha gente que esta en una situación similar. Nuestros jóvenes se pasan horas y horas chateando, descuidando de esta manera sus ocupaciones espirituales y materiales. Aun predicadores que pierden el tiempo preciosísimo que Dios nos da, para usarlo en su Obra. Le comentaba a Elías que porque no se metía al Messenger y hacia su correo para que platicara con los hermanos y me dijo: “Mira, la verdad es que no quiero, porque voy a perder el tiempo”. Y hermanos en muchos casos esto es muy cierto.

El chatear por el Internet con personas desconocidas, o meterse a sitios para adultos, es una tentación muy grande. Muchos pecados se han cometido a causa de esta tentación de Satanás. Hay infinidad de casos en las que las parejas se han desintegrado solamente por hacer esto. David fue tentado y cayó en el pecado del adulterio. Si David cayó siendo un hombre conforme al corazón de Dios, que nos puede asegurar a nosotros que no vamos a caer. Hombres de Dios han caído ante esta tentación del maligno. Debemos seguir el ejemplo de José, que corrió cuando vino la tentación. No quedarnos allí contemplando ni acariciando la tentación, sino correr, huir de la tentación, como lo hizo José. Pablo le dice a Timoteo huye de las pasiones juveniles.

Así que mis hermanos jóvenes, tengan mucho cuidado con el Internet, manejen bien el tiempo y eviten platicar con extraños y meterse en sitios de adultos o donde haya pornografía. Esto es pecado delante de Dios.

Satanás está cada día descubriendo nuevas técnicas para hacer caer al cristiano y especialmente a ustedes como jóvenes. Recuerden las palabras de Pablo a su hijo en la fe Timoteo: “Ninguno tenga en poco tu juventud, pero se ejemplo de los creyentes en palabra, conducta, amor, espíritu, fe y pureza. Entre tanto que voy, ocúpate en la lectura, la exhortación y la enseñanza. No descuides el don que hay en ti, que te fue dado mediante profecía con la imposición de las manos del presbiterio. Ocúpate en estas cosas; permanece en ellas, para que tu aprovechamiento sea manifiesto a todos. Ten cuidado de ti mismo y de la doctrina; persiste en ello, pues haciendo esto, te salvaras a ti mismo y a los que te oyeren”.

El Reino de Dios: su significado original y las distintas interpretaciones a lo largo del tiempo

Un estudio concienzudo acerca de la predicación de Jesucristo y sus apóstoles    referente a un nuevo orden mundial que Dios inaugurará en la  nueva tierra.  

La Predicación de Jesucristo y sus Apóstoles

En el libro del evangelista Marcos (1:1,14,15), y en el de Mateo (4:17) leemos que Jesús comenzó su ministerio en Galilea, predicando “El Evangelio del Reino”, y diciendo: “el tiempo se ha cumplido, y el reino de Dios se ha acercado: arrepentios y creed en el evangelio.” Este evangelio del reino era el CENTRO  de su mensaje y la razón de su venida. En Lucas 4:43 Jesús revela que le era necesario anunciar a otras ciudades el evangelio del reino de Dios, porque para esto fue enviado. Los cuatro evangelistas incluyen en sus escritos o evangelios, más de 60 ocasiones diferentes en las que Jesús se refirió al reino de Dios. Incluso en los Hechos de los Apóstoles, la frase “el Reino de Dios” aparece 6 veces. El apóstol Pablo se refiere 9 veces al reino de Dios. Por tanto, el reino de Dios merece una especial consideración y estudio bíblico profundo, pues es profusamente mentado en toda la Biblia, y en particular, en el Nuevo Testamento.

El Reino de los Cielos

El evangelista y apóstol Mateo, opta por hablar de: “El Reino de los Cielos, cuando los otros tres evangelistas hablan de: “El Reino de Dios. Solamente en 4 ocasiones Mateo usa la frase “El Reino de Dios(6:33; 12:21,28,31,43), en tanto que la frase “el Reino de los Cielos aparece 32 veces en su evangelio. Generalmente se explica la preferencia de Mateo por esta última frase para denotar el carácter CELESTIAL del reino, vale decir, que proviene de ARRIBA, como un DON DE DIOS  y no como una creación meramente humana y perecible.

La lengua nativa de los judíos, en los tiempos de Cristo, era el arameo, un dialecto semítico muy cercano al Hebreo. Jesús habló este dialecto en toda su predicación y enseñanza doctrinal. Sus dichos, tal como están registrados en los evangelios, fueron vertidos del vernáculo al griego, que era el idioma literario de la época. El respeto que tenían los judíos hacia el nombre de Dios hacía que evitaran pronunciarlo. Temían incurrir en alguna frase que pudiera considerarse uso vano del nombre de Dios, y en consecuencia recurrían a substitutos: “Los cielos” era uno de los más empleados. Y es casi seguro que el mismo Señor lo haya usado también para evitar herir las susceptibilidades de sus paisanos. De este modo el evangelista se adapta a la peculiaridad de su público, y así hacer accesible el mensaje entre su propio pueblo.

El Significado de “Basileia

En su expresión concreta, “basileia” quiere decir “domino”, “territorio”, “reino”, o “el pueblo sobre el cual gobierna el rey.” En su expresión abstracta denota “soberanía” y “poder real”. En términos concretos “baseileia” denota un nuevo orden, material y social, que será establecido mediante Cristo. Abstractamente podría denotar el reino de Cristo “en el corazón de los creyentes” mediante la vida, muerte y resurrección de su rey Jesucristo.

El Reino de Dios en el Antiguo Testamento

La expresión “el Reino de Dios” no aparece en el Antiguo Testamento aunque sí “El Reino de Jehová”, que es lo mismo, pues Jehová es Dios (ver 1 Crónicas 28:5). Y el salmista David habla de Jehová como un rey que tiene un trono y un reino (103:19). También en el Antiguo Testamento el significado del reino de Jehová se puede entender de dos maneras: Que Dios ya es un rey, y que reina sobre toda la tierra habitada y sus naciones que de alguna manera hacen su voluntad. Segundo: como un gobierno de Dios futuro en donde el mal será totalmente erradicado junto con los enemigos de Dios. Los profetas vislumbraron esa era maravillosa cuando Dios ejecute juicio en la tierra y por fin establezca la paz y la justicia eternas. El mundo, finalmente, será hermoso como en el paraíso edénico, antes de la caída de los primeros padres humanos. Para ese entonces, Israel vivirá en paz con sus vecinos, y las guerras y miserias en la tierra quedarán en el olvido. Jerusalén será el centro del reinado del Mesías, el representante legal de Dios, que educará a las naciones en el conocimiento de Jehová (Isaías 9:6,7; 11:1-12; 24.23; 65:17-25; Miqueas 4:1-5).

Los Judíos de la época de Jesús esperaban la venida del reino de Jehová (Dios). Muchos de los escritores apocalípticos esperaban que Dios estableciera su reino de manera espectacular con demostraciones de poder, trayendo la salvación a su pueblo y el castigo de sus enemigos. Los llamados CELOTES pensaban que el reino vendría más rápidamente si ellos lo precipitaban por acciones políticas violentas. Los FARISEOS, en cambio, creían que el reino vendría cuando el pueblo elegido de Dios obedeciera la ley de Dios fielmente. Todas estas expectativas prepararon la escena para la aparición de Juan el Bautista en el desierto proclamando que el Señor había llegado, y que “el reino de los cielos se había acercado” (Mateo 3:1-6).

 La Historia de la Interpretación

La Iglesia Cristiana, a lo largo de su historia, ha interpretado el Reino de Dios de dos maneras: Una es la que tiene un carácter escatológico o futurista, y el otro que recalca su naturaleza presente o consumada. Por cierto que en la Iglesia primitiva el concepto futurista fue el que predominó. Los llamados “Padres Apostólicos” contemplaron el reino como un asunto FUTURO de dicha que se consumaría con la segunda venida de Cristo al mundo. Además, algunos de esos “padres” sostuvieron, incluso, que sería un dominio terrestre, aunque otros no se atrevieron a mencionar lugares concretos. El único que no aceptó la interpretación escatológica fue Orígenes. Él creyó que el reino tenía un significado espiritual o simbólico y no literal.

Agustín de Hipona escribió en su obra De Civitate Dei’ (La Ciudad de Dios) que la Civitate terrena (La Ciudad del Mundo), la cual se compone de todas las fuerzas y personas malas, encuentra su expresión histórica en la iglesia. En realidad, al identificar Agustín el reino con la iglesia militante, lo que estaba diciendo es que el reino milenario de Dios había sido inaugurado con la primera venida de Cristo, hace dos milenios.

Los reformadores hicieron suyo el énfasis espiritual del reino de Agustín llevándolo al “corazón” del creyente. No obstante, los reformadores esperaban igualmente la manifestación visible de dicho reino con la segunda venida de Cristo al mundo.     

En el llamado periodo moderno de la historia de la Iglesia, se han producido una serie variada de ideas que desarrollan las diversas líneas anteriormente mencionadas. Johannes Weiss y Albert Schweitzer hicieron frente a un fuerte liberalismo que intentó eliminar el elemento escatológico del reino predicado por Jesús, y el cual era su mero núcleo vital. Según Weiss y Schweitzer, el reino, para Jesús, era una realidad totalmente FUTURA, apocalíptica, que aparecería al final de la historia humana, mediante la acción poderosa y sobrenatural de Dios. Afirmaron que la idea de una presencia actual del reino era un invento de los autores de los evangelios y que no debía considerarse como auténtica enseñanza de Jesús. Su interpretación del reino es conocida como “escatología consistente” o “coherente”.

Para Harnack, el reino de Dios era el gobierno divino en “el corazón de los santos”. Para él, el reino es el poder que obra en el interior de la vida humana. Dobschütz, Muirhead, Wellhausen, y Sharman han insistido, del mismo modo, en sostener que la dimensión escatológica NO era esencial en la enseñanza de Jesús, o que francamente se trata de un agregado que sus primeros discípulos o la iglesia primitiva creyeron necesario hacer al mensaje. F.C.Grant también rechazó el factor futurista del reino, afirmando que éste debía entenderse solamente en términos de una “redención social”. A.B. Bruce y James Orr no toman en cuenta el factor futurista del reino, considerándolo más bien sólo simbólico, o “en el corazón de los hombres”, el cual produciría una transformación social radical a medida que aumentara el número de creyentes. Cuando todas las áreas de la vida y el pensamiento hayan sido penetradas y regeneradas mediante el poder del reino, entonces “éste habrá llegado”.

Rudolf Otto, en su libro ‘El Reino de Dios y el Hijo del Hombre’, ve el reino como una esperanza futura, pero que de alguna manera ya se ha presentado en la persona y ministerio de Jesús. W.G. Kümmel, igualmente opina que el reino de Dios es presente y también futuro. Emil Brunner sostiene que el fin último de la historia ya comenzó con la iglesia, pero que todavía tenemos que esperar su cumplimiento final en el futuro. R. N. Flew habla del reino como presente y futuro, así: “El reino ha venido en la persona de Jesús, sus bendiciones pueden gozarse ahora mediante a fe. Pero no ha venido del todo. La consumación final aún se tarda.” (Jesús y Su Iglesia, pág.32).

Ahora bien, la interpretación contemporánea más discutida es aquella del eminente teólogo inglés C.H.Dodd, y que se conoce como “escatología realizada”. Él la desarrolló en su libro “Las Parábolas del Reino”. El estudio hecho por Dodd de las parábolas de Jesús, y otros dichos colaterales, lo llevó a creer que, para nuestro Señor, el reino ya había venido. El futuro formaba parte, ahora, de la experiencia actual de los hombres. El absoluto ha penetrado la arena histórica. El supuesto Cristo Eterno ha entrado en el tiempo. Él mismo sería el cumplimiento de la esperanza escatológica. Su venida es la venida del reino de Dios. Su reino vino con él y, por tanto, no hay que esperarlo para mañana. El futuro se está realizando en la vida de Cristo y en la vida de su iglesia. Pero para ser justos, Dodd no presta mucha atención a los dichos de Jesús en cuanto a la venida aún futura del reino, y sólo se limita a darles a éstos un sentido meramente simbólico.

 El Reino: Presente y Futuro

El aspecto del reino presente se encuentra en los textos de Marcos 4:3 ss. En donde el reino presente se compara con una semilla que se siembra en los corazones de los hombres en esta vida. En Marcos 12:34 Jesús le dice a un escriba: “no estás lejos del reino de Dios”. En Mateo 12:28 Jesús dice que: “El reino ciertamente ha llegado a vosotros” por el hecho de expulsar a los demonios de un ciego y sordo. En Mateo 13:44-46 Jesús habla del reino como un tesoro escondido en la tierra, que los hombres pueden descubrir ahora. En Lucas 17:20-21 Jesús declara que “el reino está entre vosotros”.  Es decir, su presencia en la tierra es la presencia del reino de Dios.

Si bien es verdad que algunas declaraciones de Jesús muestran un reino presente en su ministerio, también es cierto que hay una dimensión futurista del mismo en otras de sus declaraciones. En primer término, 6 de las Bienaventuranzas sólo podrán cumplirse en el FUTURO (Mateo 5:4-9). En Mateo 25:31,34 Jesús habla de un reino que sólo se podrá heredar cuando él vuelva por segunda vez. En Mateo 26:29, durante la última cena, Jesús les dice a sus discípulos que anticipa el día cuando beberá con sus discípulos del fruto de la vid, en el reino de su Padre.

Aunque el apóstol Pablo no suele usar muy a menudo la palabra reino, las veces que lo hace lo hace dando a entender su carácter presente como futuro. En Romanos 4:17 el apóstol Pablo parece indicar que el reino puede ser vivido ahora entre los creyentes. En Colosenses 1:13 él igualmente parece indicar que de alguna manera el creyente está “ahora” trasladado al reino de Cristo. Pero Pablo no pasa por alto el aspecto futuro del reino, porque en 1 Corintios 6:9, 15:50; Gálatas 5:21; y 2 Timoteo 4:1,18; lo que tiene en mente es un reino en la tierra eminentemente FUTURISTA, que exige nuestra previa conversión y transformación física por la resurrección venidera. Estos textos tienen estrecha relación con la PARUSÍA o segunda venida de Cristo. En Hechos 14:22, Pablo recalca el hecho de que para entrar reino se requiere pasar por muchas tribulaciones.

El Reino y La Iglesia de Jesucristo

Agustín de Hipona creía que el reino de Dios era la iglesia militante. La tardanza de un reino literal hizo que ese ideal se viera reflejado en una sociedad, que llegó a conocerse con el nombre de “iglesia”. E. F. Scott , en su obra “El Reino de Dios en el nuevo Testamento”, página 170 dice: “Jesús había proclamado el reino, pero en su lugar se levantó la iglesia”. Lo que Jesús realmente hacía era buscar un nuevo pueblo a quien se le daría el reino.

El Reino de Dios y la iglesia son inseparables, pues a ésta Dios le ha prometido darle su reino (Lucas 12:32). La iglesia es la que recibirá el reino de Dios. Es el pueblo escogido que restaurará el reino davídico en la tierra. El reino está conformado por hombres santos (Judíos y Gentiles) convertidos por el evangelio de Cristo. A estos santos, de todas las épocas, podemos llamarlos como: “La Iglesia de Dios”, “El Cuerpo de Cristo”, “La Novia”, “Los Elegidos”, etc. La iglesia es la heredera del reino (Mateo 25:31,34). Jesús afirmó que el reino es algo que se puede VER y ENTRAR (Juan 3:3,5), y Pablo también dijo que “carne y sangre” (los mortales) no lo pueden heredar (1 Corintios 15:50). En cambio, uno puede ser parte de la iglesia siendo mortal. Esta es la gran diferencia sustancial entre el reino y la iglesia. Por otro lado, uno puede ser parte de la iglesia inmediatamente después del bautismo (Hechos 2:38,41); en cambio, para heredar el reino uno tiene que haber sufrido por Cristo y también haber crecido en la fe y el conocimiento del Señor. Y lo más importante aún es haber recibido la transformación física cuando Cristo regrese nuevamente a este mundo (ver 2 Pedro 1:8-11; Hechos 14:22; 1 Corintios 15:45-50). Aunque en la iglesia se admiten “niños espirituales” ( 1 Corintios 3:1-2) que deben crecer a la estatura de Cristo, en el reino sólo ingresan los “maduros espirituales”, aquellos que han llegado a la “perfección espiritual” (Efesios 4:12,13,15) (2 Pedro 1:3-11). Por otro lado, parece evidente que nuestro Señor consideraba que alguna forma de asociación y organización de carácter comunitario era esencial para a mejor promoción del reino. A lo largo de la historia de la Iglesia Cristiana, los teólogos de la iglesia han insistido en la íntima relación entre la iglesia y el reino. Pero hay, evidentemente, diferencias entre ellos con respecto a la naturaleza y a los alcances de esta relación. Pero en la medida que la iglesia está verdaderamente sometida al gobierno divino, puede decirse que es el reino de Dios. Pero el orden divino nunca logra realizarse del todo en este orden humano finito; por eso la Iglesia Cristiana espera la consumación final, cuando Dios perfeccione esa fraternidad humana centrada en Cristo. Entonces se podrá decir con plena seguridad que el reino de Dios habrá venido plenamente.

 El Reino Futuro y Su Naturaleza Real

La Biblia nos habla del reino venidero, pero: ¿Cómo es su naturaleza? No se nos dice si habrá de presentarse como un reino terrenal, que será seguido por un reino celestial, o si hemos de esperar una acción decisiva y final, mediante el cual “cielo y tierra” serán cambiados según los propósitos de Dios. No obstante, sería necio negar que la Biblia sí presenta una naturaleza política y terrena del reino de Dios. El Antiguo Testamento está repleto de profecías que hablan de un reino que se establecerá en esta misma tierra. En la literatura judía, el reino se presenta de 3 formas posibles: 1). El reino producirá una transformación de los cielos y la tierra. 2). El reino será eterno en la tierra. 3). El reino es un orden temporal y terreno, que será seguido por un reino celestial y eterno.

En el Nuevo Testamento existen pasajes clarísimos que hablan de un reino terrenal. Jesús, por ejemplo, dijo: “Bienaventurados los mansos, porque ellos heredarán a tierra” (Mateo 5:5, con referencia al Salmo 37:11). En otra ocasión les enseñó a sus discípulos a que oraran por la venida del reino a la tierra (Mateo 6:10).  Ahora bien, de la Biblia entera se desprende que el reino tiene estos aspectos básicos y muy claros.

1.- Dado que el reino futuro tiene relación con la segunda venida de Cristo, su implantación estará acompañado por eventos visibles, sobrenaturales, y catastróficos (1 Tesalonicenses 4:15-17; Marcos 13:24-27).

2.- El actual orden de cosas será juzgado (2 Tesalonicenses 1:5-12; 2 pedro 3:4-10; Apocalipsis 19:11-16).

3.- Todos los que se oponen serán sometidos a Dios (Filipenses 2:9-10; 1 Corintios 15:20-23).

4.- Se cristalizarán todas las promesas hechas a los fieles de todos las épocas (Apocalipsis 21:3,4), las cuales incluyen:

a-     El reino se establecerá en Jerusalén.

b-    El Mesías tendrá su trono con sus apóstoles en Jerusalén

c-     El reino será mundial y todos pueblos se someterán a Cristo y a su autoridad: Un solo gobierno.

d-    Habrá paz, justicia, y desarme mundiales.

e-     Los rebeldes e impíos serán destruidos.

f-      Los elegidos recibirán el reino en la segunda venida de Cristo, cuando obtengan su inmortalidad.

g-     El reino durará mil años.

h-    No existirán pobres ni desamparados.

i-       El diablo será atado junto con sus demonios para que no engañen a los pueblos.

j-       Habrá sólo una religión y un solo gobernante mundial con la autoridad de Dios.

k-    La vida será más larga y saludable.

l-       No habrá explotadores ni explotados.

m-  No habrá revueltas, ni protestas, ni descontentos populares.

n-    Los que no quieran servir al Rey Cristo no les irá nada bien, y por tanto, optarán por él de buena gana. Preferirán las bendiciones que las maldiciones de Dios Padre.

Por tanto, sostener que el reino es sólo presente o futuro, es ignorar las mismísimas palabras de Jesucristo. Los eruditos, en su mayoría hoy, creen en un cumplimiento futuro del reino. No obstante, los amilenialistas (los que no creen en un reino personal y futuro de Cristo en la tierra por mil años), sean católicos o protestantes, sólo ven un reino presente en la iglesia militante.

Jean Hearing, en su estudio escatológico sobre “El Reino de Dios y su Venida”, escribe: “Jesús enseñaba que un germen invisible del reino de Dios existía desde el comienzo de su predicación; pero tal es su noción del reino, que ella exige una realización completa visible en el futuro mediante una transformación del orden cósmico.”

El teólogo católico Karl Adam reconoce que: “Restringir lo fundamental de su mensaje a esta predicación moral, sería desconocer el contenido religioso, más precisamente, el carácter sobrenatural y escatológico del nuevo reino” (…) su venida está todavía en el futuro, y es preciso decir: Que tu reino venga.”                                                                                                                                                             

El Reino de Dios e Israel

El reino de Dios es un mensaje que todavía debe ser anunciado al mundo habitado. Jesús dijo que antes que el fin venga, el reino de Dios se habrá anunciado como testimonio a todas las naciones (Mateo 24:14). Este es un mensaje vivo y actual que el mundo debe oír. Cuando Cristo murió y resucitó al tercer día, todavía permaneció 40 días más entre sus discípulos, predicándoles más sobre la restauración del reino  Israel (Hechos 1:3,6). Tómese nota de la pregunta de los apóstoles en el verso 6. Es obvio que esta pregunta apostólica se hizo como corolario a toda la enseñanza de Jesús. Aquí se deja notar que aún hay un reino judío por establecerse en la tierra. Es un reino eminentemente futuro, para la segunda venida de Cristo. Ahora bien, algunos teólogos amileanilistas sostienen que los discípulos no sabían lo que preguntaban, de que estaban errados y confundidos, y que no habían captado el mensaje de su Maestro correctamente. Pero me pregunto: ¿Fueron todos los discípulos de Jesús torpes para no entender el claro mensaje que Cristo les estaba inculcando? O, ¿Fue Jesús un mal maestro que no se sabía explicar? Pero lo cierto y curioso es que todos los discípulos le preguntaron lo mismo: “¿restaurarás el reino a Israel en este tiempo?”. Por otro lado, Jesús no los corrige o reprende por semejante pregunta “inoportuna”. Él sólo les dice: “No os toca a vosotros saber os tiempos olas sazones que el Padre puso en su sola potestad.” En buena cuenta, la pregunta era válida y oportuna, pero la respuesta a dicha pregunta sólo el Padre la podía contestar. Está claro que aquí hay un reino que tiene que ver con Israel. Pero los amilenialistas dicen que éste es espiritual, es decir: el cuerpo místico de Cristo, su iglesia. Pero me pregunto nuevamente: ¿Tiene sentido que se le restaure a la iglesia, el reino? ¿Acaso alguna vez la Iglesia de Cristo perdió su reino? La iglesia pura y sin mácula NUNCA ha reinado en este mundo— ¡sólo la Iglesia falsa y apóstata!.

Aunque en cierto modo el reino vino con Cristo y sus exorcismos y curaciones milagrosas, lo cierto es que el reino se establecerá plenamente sólo cuando Cristo ate a Satanás y a sus demonios y los lance al abismo (Apocalipsis 20:1-4). Es por eso que es difícil pensar que el reino ya se estableció plenamente hace dos mil años, pues ello implicaría que Satanás ya estuvo encadenado en el abismo sin poder engañar a nadie (Apocalipsis 20:3). Pero: ¿Podría alguno pensar que este mundo es un mundo ideal reinado sólo y únicamente por el buen Cristo y su iglesia? Pero la verdad es que la drogadicción, las pestes, los hogares destruidos, los crímenes, las miserias, y mil males más, son señales de que aún Satanás reina libremente y tiene su maléfico accionar entre los hombres. O ¿Es que Jesús es un mal gobernante? ¡De ningún modo! Cuando Cristo reine, ¡el mundo gozará de justicia, paz, y amor verdaderos! (Isaías 9:6,7). Finalmente, si el reino se estableció en el 33 D.C como dicen los amilenialistas, ¿por qué Juan dice en el año 90 D.C, que “todo el mundo yace bajo el poder el maligno” (no “bajo el poder de Cristo”)? (1 Juan 5:19) ¿no debió estar atado el Diablo y sus demonios para ese entonces? Recuérdese que el reino se establece después de la atadura del Diablo (Apocalipsis 20:1-3). Es evidente que el Diablo no fue atado en el año 33 D.C ni en el 90 D.C, ni tampoco en este siglo XXI. Hay un reino que se establecerá aún en el futuro, y que conlleva la neutralización total del Diablo y sus demonios por un milenio, y el florecimiento de la paz y la justicia por todo el mundo habitado. Estos son algunos puntos que no se pueden pasar por alto obviamente. Desgraciadamente los llamados “Testigos de Jehová” si han pasado por alto estos aspectos señalados anteriormente.

 Algunos Testimonios Interesantes

 El carácter futurista el reino fue expresado por Padres y Apologistas de la fe. Ireneo (185 D.C, Obispo de Lyon), escribió: “…en su segunda venida les dará a los suyos un lugar en su reino.” (Contra las herejías). Clemente Romano (96 D.C, Segundo obispo de Roma) escribió en su segunda epístola, lo siguiente: “Si entonces hacemos lo que es justo a la vista de Dios, entraremos al reino, y recibiremos las promesas…esperemos cada día y cada hora el reino de Dios en amor y rectitud”. Ignacio (Obispo de Antioquia, siglo II) creyó que el viejo reino del mal sería destruido en la segunda venida de Cristo (Ign. Eph. 16:1). Hermas, un profeta de Roma (siglo II), tenía una clara visión futurista del reino y enfatizó en la conducta moral para entrar en él. (Herm. Sim. 9:16.2-4). Papías de Hierápolis (Siglo II) creyó que la esperanza para un reino milenario en la tierra era real. También Cerinto dice que después de la resurrección la casa real de Cristo estará en la tierra (Gayo de Roma, de la Historia de la Iglesia de Eusebio 3.28.2).

Por otro lado, es interesantísimo el testimonio del Apologista Justino Mártir (Siglo II). Él hace uso de la palabra reino frecuentemente en su Diálogo con el Judío Trypo, y en donde se registran los debates más frecuentes entre cristianos y judíos. Justino le asegura al judío Trypo que Cristo volverá al mundo para recompensar a sus seguidores, dándoles entrada en su reino milenario que se establecerá en Jerusalén (Diálogo 80). Además Justino le dijo a Trypo, que aquellos que enseñan sobre la supuesta partida al cielo de las supuestas “almas inmortales”, NO SON CRISTIANOS. Finalmente el movimiento Montanista tenía como una de sus características, la expectación de la inminente aparición del reino

Resumen

El Reino de Dios fue y es aún interpretado como un asunto presente y futuro. Desde el siglo II el reino tiene un carácter escatológico. Los autores cristianos del segundo Siglo son uniformemente FUTURISTAS. Y para algunos de ellos, dicho reino sería, además, TERRESTRE Y MILENIAL. Tal es el caso de Cerinto, Papías, Justino Mártir, Ireneo, y otros.

Es con Orígenes (185-254) que viene el cambio del uso común de la palabra reino por otro “espiritualy “en el corazón de los hombres”. En cierto modo Orígenes fue influenciado por el pensamiento Gnóstico de la época que sostenía un reino en el alma. Se puede decir que él sentó las bases del pensamiento Agustiniano y de otros filósofos cristianos protestantes de los siglos venideros. Orígenes se alejó del pensamiento cristiano post apostólico del siglo II.

Para Mayor Infomación Escribir a:

Ing° Mario A Olcese

e-mail: olcesemario@latinmail.com ó molceses@hotmail.com