¿ Realmente ha creído usted en el evangelio del la Biblia?

Por Sir Anthony F. Buzzard

La pregunta central en cualquier investigación de la salvación es la cuestión del Evangelio. El Evangelio es ofrecido en la Biblia como el vehículo único para ganar la inmortalidad. Nada, cuando Pablo discutió apasionadamente en Gálatas 1, debe ser restado del Mensaje que salva y nada debe ser añadido. La deformación del Evangelio significa una pérdida inevitable de la Verdad que salva, y es un desastre incomparable.

Extraordinariamente, los practicantes parecen confiados de que el Evangelio implica la creencia simplemente en la muerte y la resurrección de Jesús. Parece no habérseles ocurrido que Jesús predicó el Evangelio durante casi todo su ministerio sin hacer ninguna mención de su muerte y resurrección. Jesús, en otras palabras, puso la fundación del Evangelio con las Buenas Noticias sobre el Reino de Dios que viene. Este hecho puede ser investigado y verificado fácilmente. Simplemente tome una Biblia y empiece con Marcos 1:14-15 o Mateo 4:17, 23 o Lucas 4:43, donde es claramente declarado que Jesús impulsó el arrepentimiento y la creencia en el Reino de Dios como el primer asunto de su evangelio salvador.

Hay aproximadamente 26 capítulos de predicación sobre el Evangelio por Jesús, los doce y los setenta, en los cuales el único tema es el Reino de Dios y cómo puede se puede entrar en el futuro (no en la muerte), cuando Jesús vuelva para inaugurar el Reino prometido en la tierra renovada. Sólo más tarde fueron la muerte y la resurrección de Jesús incorporados en el Evangelio de Reino existente. Este Evangelio completado nos da, por ejemplo, la declaración  del credo temprano en Hechos 8:12, donde la creencia en el Reino de Dios es todavía el primer elemento y fundamental en el Evangelio.

Pero hoy las cosas son diferentes. Nadie habla “del Evangelio sobre el Reino” y el Jesús histórico parece así haber sido privado de su propio mensaje de salvación. Lo que cuenta hoy es casi exclusivamente una decisión a favor de la muerte de Jesús para los pecados. El cambio es parte de la confusión que comenzó a alcanzar a la fe en el segundo siglo. Entonces el Reino de Dios comenzó a perder terreno como el término para describir la propia predicación de Evangelio de Jesús.  El “Reino de Dios,” más bien que sea el objetivo de historia mundial — un verdadero gobierno (Dan. 2:44; 7:18, 22, 27; Micah 4:1-8; Zech.14:9) que será establecido en Jerusalén con el Mesías presente como el gobernante mundial — fue sustituido por “el cielo” como un lugar removido de la tierra y el destino “de las almas difuntas.” “El cielo” ha mantenido desde entonces un dominio firme en la lenguaje de los practicantes, aunque Jesús nunca hablara “del cielo” como el objetivo de la fe. En contraste él prometió a sus seguidores la herencia de la tierra (Mat. 5:5; Apo. 5).

Es notable que los Padres de la iglesia más temprana (independientemente del grado de la claridad que ellos perdieron en su definición de Dios y Su Hijo) lograron realmente mantener el Reino de Dios en la tierra como el objetivo de salvación, pero con Orígenes, quién importó una dosis pesada de filosofía y misticismo en la fe, “el cielo” en este momento de la muerte abrumó la esperanza “concreta” de una tierra renovada sobre la cual la Biblia tiene tanto para decir.

Más tarde, con Constantino, un desarrollo adicional hizo de la Biblia menos y menos comprensible. ¡Los seguidores de Constantino realmente compararon el Reino de Dios con el estado romano, aunque no hubiera ninguna prueba de la paz mundial en la presencia de un Mesías retornante! Una etapa final en el colapso del Reino de Dios como el término que describe el acontecimiento del futuro relacionado con la vuelta de Jesús ocurrió cuando la Iglesia Católica asignó el término favorito de Jesús para designar la Iglesia por todo el mundo. Los obispos fueron “entronizados” entonces para dar la impresión — muy falsa para el Nuevo Testamento — de que ellos reinaban ya con Cristo en la tierra.

Nos parece que la mayor parte de practicantes no estudiando y analizando activamente la Biblia. Esta tarea no es una cosa imposible. Uno puede comenzar con el término “el Reino de Dios” y trazarlo desde el Evangelio de Marcos. Se hará rápidamente claro que Jesús estuvo pensando en un nuevo orden mundial basado en Jerusalén para ser iniciado sólo cuando él vuelva en poder y gloria para suprimir la oposición a su gobierno legítimo en el trono restaurado de David, como todos los profetas de Israel habían previsto. Las muchedumbres sabían bien lo que fue implicado en la frase explosiva del Reino de Dios. Ellos lanzaron un grito con entusiasmo para el que ellos reconocieron como el Mesías: “bendito es el Reino venidero de nuestro padre David” (Señal 11:10).

Jesús habló de su ministerio y así de la fe cristiana como “la predicación del Reino de Dios” (Lucas 16:16). Él impulsó al joven que se convierta para “ir y proclamar el Reino de Dios en todas partes” (Lucas 9:60). Jesús era el gobernante Davídico destinado del Reino próximo (Lucas 1:32) Él abrió su ministerio con la llamada al arrepentimiento y al compromiso de la creencia en el Reino (Marcos 1:14-15). Él habló del Reino como la perla del gran precio, el campo que debe ser comprado a toda costa. Él describió a sus seguidores como “los discípulos del Reino” y los productos del Evangelio de Reino.

Jesús oró por el Reino, pensó con mucha ilusión en el reencuentro en el Reino con sus discípulos e inspiró a otros a esperar el Reino. Finalmente, Jesús esperó que Abraham e Isaac y Jacob fueran reunidos en el banquete en el Reino (Mat. 8). En vista de esta “obsesión magnífica” con el Reino, Jesús dio seminarios diarios, después de su resurrección, a su cuerpo de seguidores: el tema era invariablemente el Reino de Dios (Hechos 1:3). La carga de su enseñanza obviamente implicó la perspectiva de un Imperio Davídico restaurado en Jerusalén (Hechos 1:6). Él y sus seguidores esperaron gobernar el mundo (1 Cor. 6:2; Apo. 2:26; 3:21; 20:1-4; 5:10; Mat. 19:28).

La mente de Jesús estaba centrada en el reino. Era para la extensión mundial del evangelio del reino de Dios que él dirigió todos sus esfuerzos (Lucas 4:43), antes de encargarles a sus seguidores seguir con el mismo trabajo (Mat. 28:19-20). Con el regreso de una proclamación clara del Reino de Dios vendrá una unidad correspondiente entre los creyentes que ahora están divididos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: