Las cualidades del reino de Dios

3 – Las cualidades del Reino de Dios

Jerusalem1Para conocer bien el Reino de Dios, tendremos que ir hacia la Biblia de los hebreos, o sea el Antiguo Testamento, resulta que el concepto del Reino de Dios nace en los Judíos, ellos entendían a la perfección lo que Jesús quería decir cuando hablaba sobre el Reino de Dios, si nosotros queremos entender este punto, tendremos que pensar como Judíos y ver de donde nace este concepto  del Reino de Dios ¿OK?

Haciendo un poco de Historia

En una ocasión ocurrió que el pueblo hebreo le pidió a Dios tener un Rey sobre Israel como hacían todos los demás pueblos de la tierra, a Dios no le gusto mucho la petición de su pueblo, no obstante Dios accedió, por ese entonces los Jueces gobernaban sobre Israel, dos ejemplos de ellos eran Samuel y Sansón. Así, fue que Israel dejo de ser gobernados por Jueces  para dar su paso a Reyes.

El primer Rey ungido sobre Israel fue Saúl, El no fue recto delante de los ojos de Dios ya que no obedeció a Dios en todo, entonces Saúl fue remplazado por un pastor de ovejas llamado David. Fue al reino de David, al cual Dios comenzó a llamar “su reino”.

En 1 Crónicas 28:5 encontramos la siguiente declaración:

1 Crónicas 28:5: Y de entre todos mis hijos (porque Jehová me ha dado muchos hijos), eligió a mi hijo Salomón para que se siente en el trono del reino de Jehová sobre Israel.

También en 1 Crónicas 29:23 se dice: Y se sentó Salomón por rey en el trono de Jehová en lugar de David su padre..

En otras palabras David, Salomón y todos los reyes que siguieron hasta el último, se sentaron sobre el trono de Jehová (Dios). El Reino de Israel, cuyo centro estaba en Jerusalén ( 1 Reyes 2:11), era el Reino de Jehová.

El pacto con David

Fue con David que Dios haría un pacto, así dijo Dios a David por medio del profeta Natan:

2 SAMUEL 7:12 al 17: Y cuando tus días sean cumplidos, y duermas con tus padres, yo levantaré después de ti a uno de tu linaje, el cual procederá de tus entrañas, y afirmaré su reino. El edificará casa a mi nombre, y yo afirmaré para siempre el trono de su reino. Yo le seré a él padre, y él me será a mí hijo. .. Y será afirmada tu casa y tu reino para siempre delante de tu rostro, y tu trono será estable eternamente.

Esta promesa hecha a David, se cumple sobre Jesús, el Mesías:

Examínelo así:

Uno de su linaje: Jesús es hijo de David (Mateo 1:1)

Yo le seré Padre y el me será hijo: Jesús es Hijo de Dios

Su reino será para siempre: Jesús ya resucitado, es inmortal.

Aprendemos así que en Jesús se reúnen las características del descendiente de David, el cual reinara para siempre sobre el trono de Jehová. Fue el ángel Gabriel que al nacer lo confirmaría:

Lucas 1: 31 al 33: Y ahora, concebirás en tu vientre, y darás a luz un hijo, y llamarás su nombre JESÚS. Este será grande, y será llamado Hijo del Altísimo; y el Señor Dios le dará el trono de David su padre; y reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin.

También Pedro entendía bien este punto:

Hechos 2: 29 y 30: Varones hermanos, se os puede decir libremente del patriarca David, que murió y fue sepultado, y su sepulcro está con nosotros hasta el día de hoy. Pero siendo profeta, y sabiendo que con juramento Dios le había jurado que de su descendencia en cuanto a la carne, levantaría al Cristo para que se sentase en su trono.

Entonces Jesús es el legítimo hijo de David, quien tiene el derecho de sentarse sobre la casa Jacob para reinar para siempre sobre Jerusalén y el mundo entero. Es así que la promesa de los cristianos no es el cielo, como muchos dicen, sino que la promesa es poder alcanzar el Reino de Dios en la tierra restaurado en Israel.

El Reino de Dios fue suspendido en el tiempo

Si usted se ha dado cuenta, hoy en día, no existe un trono terrestre de Dios sobre Israel ¿verdad?

Lo que pasa es que los descendientes de David no fueron como su Padre. Estos fueron impíos, hasta que la paciencia de Dios se agoto y  en el momento indicado Dios envió a su siervo Ezequiel para decirle al Rey Sedequias lo siguiente:

Ezequiel 21: 25, 26 y 27: Y tú, profano e impío príncipe de Israel, cuyo día ha llegado ya, el tiempo de la consumación de la maldad, así ha dicho Jehová el Señor: Depón la tiara, quita la corona; esto o será más así; sea exaltado lo bajo, y humillado lo alto, A ruina, a ruina, a ruina lo reduciré, y esto o será más, hasta que venga aquel cuyo es el derecho, y yo se lo entregaré..

Así fue que el Reino de Dios fue suspendido en el tiempo y por mas de dos milenios no ha habido descendiente de David que reine sobre Jerusalén, esto será así hasta que vuelva “aquel cuyo es el derecho”. ¿Quién será??

El reino de Dios será nuevamente restaurado

Antes de que Jesús fuese llevado al cielo, luego de haber resucitado, El estuvo cuarenta días con sus discípulos hablándoles sobre el reino de Dios, (Hechos 1:3), fue en ese contexto en el que los discípulos le hicieron una pregunta al Señor, la cual muchos cristianos de hoy en día pasan por alto debido a su poco conocimiento sobre el Reino de Dios.

Los discípulos le preguntaron: Hechos 1: 6: Entonces los que se habían reunido le preguntaron, diciendo: Señor, ¿RESTAURARÁS EL REINO A ISRAEL EN ESTE TIEMPO?

Los discípulos habían aprendido de su maestro que el reino de Israel seria restaurado, Jesús llevaba ¡cuarenta días! hablándoles sobre el reino de Dios, fue por eso que los discípulos ansiosos por la restauración del reino, le hicieron esa pregunta. Jesús no les replico en nada su pregunta, el no les dijo que dejaran de tener falsas esperanzas, como algunos pensaran hoy sobre los discípulos, solo les dijo que a ellos no les correspondía saber los tiempos de Dios.

Hechos 1: 7: les dijo: No os toca a vosotros saber los tiempos o las sazones, que el Padre puso en su sola potestad.

El reino terrenal que esperaban los judíos no era una esperanza falsa, lo que los judíos  no supieron diferenciar fue que la primera venida de Cristo era para morir por los pecados (Isaías 53) y luego el regresaría en el tiempo designado por el padre, para restaurar el reino de Israel, librarlo de sus enemigos y gobernar sobre el resto del mundo entero para traer justicia y paz a una tierra que hoy en día esta corrompida por el hombre, es este el esperanzador mensaje para la raza humana que hace que las personas quieran arrepentirse de sus pecados, con el fin de poder tener parte en tan maravilloso futuro por medio de la resurrección.

El reino de Cristo tiene su sede central en Jerusalén

Mateo 5: 34 y 35: Pero yo os digo: No juréis en ninguna manera; ni por el cielo, porque es el trono de Dios; ni por la tierra, porque es el estrado de sus pies; ni por Jerusalén, porque es la ciudad del gran Rey.

Jesús es claro al decir que Jerusalén es la ciudad del gran Rey. También aprendemos que Dios tiene un trono en el cielo y otro en la tierra.

El reino de Cristo durara mil años corridos

Apocalipsis 20: 4: Y vi tronos, y se sentaron sobre ellos los que recibieron facultad de juzgar; y vi las almas de los decapitados por causa del testimonio de Jesús y por la palabra de Dios, los que no habían adorado a la bestia ni a su imagen, y que no recibieron la marca en sus frentes ni en sus manos; y vivieron y reinaron con Cristo mil años.

La iglesia reinara juntamente con Cristo en el reino

Apocalipsis 2: 26 y 27: Al que venciere y guardare mis obras hasta el fin, yo le daré autoridad sobre las naciones, y las regirá con vara de hierro, y serán quebradas como vaso de alfarero; como yo también la he recibido de mi Padre.

Apocalipsis 5: 9 al 10: Digno eres de tomar el libro y de abrir sus sellos; porque tú fuiste inmolado, y con tu sangre nos has redimido para Dios, de todo linaje y lengua y pueblo y nación; y nos has hecho para nuestro Dios reyes y sacerdotes, y reinaremos sobre la tierra.

Conclusión

Decimos pues que el Reino de Dios, es el reino restaurado de Israel, donde se sentara el Hijo de David,  Jesús el Mesías, el cual reinara por mil años desde Jerusalén hacia el mundo entero, es este el reino que se les ha prometido a los cristianos, los cuales serán reyes y sacerdotes sobre la tierra.

Si desea saber mas sobre la esperanza terrenal de los creyentes lea la cuerta parte de este estudio.. LA PROMESA DE DIOS NO ES EL CIELO

Anuncios

2 comentarios

  1. que articulo tan interesante quisiera visitar israel ver el santo sepulcro conocer su historia su cultura sigan escribiendo todo sobre la ciudad santa muchas gracias

    • Amigo ¿leiste el articulo completo?, el topico no era la ciudad santa sino el Reino de Dios. Aunque Jerusalem es la capital de dicho Reino. Es la ciudad del Gran Rey en palabras de Jesus. Esperemos que nuestro Señor venga pronto y tome control sobre la ciudad santa y el mundo entero. Esta es ciudad es mas que santa, es la capital del mundo, la ciudad del Rey Jesus..
      Bendiciones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: